Con cinco cobros de penal Costa Rica logró concretar su sueño y ha pasado a cuartos de final luego de derrotar 5-3 a la selección de Grecia en la Arena Pernambuco de Recife la tarde de este domingo 29 de junio.

A pesar de jugar con solo diez hombres, los centroamericanos mantuvieron el control del encuentro ante los helénicos y se alzaron con la victoria luego de llevar la ventaja por la mínima con tanto de su capitán Bryan Ruiz (52’), que realizó un disparo de zurdazo desde fuera del área por el lado derecho de la portería y con asistencia de Christian Bolaños.

En la primera mitad Costa Rica dominó en 56% el esférico, los ticos realizaron 60% de robos de balón, tres tiros al arco, dos tiros de esquina, cometieron seis faltas y una tarjeta amarilla para Oscar Duarte.

Los helenicos por el contrario se posicionaron en 44% de la bola, 70% de robo de balón, 7 tiros, dos al arco, tres tiros de esquina, siete faltas y una amarilla para A. Samaris.

En el segundo tiempo se revirtió la acción y fue Grecia que dominó más el balón con 56% de posesión, 79% de robos de la esférica, 15 tiros y seis de ellos al arco, seis tiros de esquina, siete fuera de lugar, 12 faltas y una amarillas para K. Manolas.

Costa Rica con 44% de dominio de la esférica, 69% de robos de balón, cinco tiros y uno de ellos al arco, dos tiros de esquina, 5 atajadas, 18 faltas, cuatro amarillas para Granados, B. Ruiz y K. Navas, y una roja para Oscar Duarte.

Costa Rica mantuvo el dominio del encuentro luego de 90 minutos de juego, sin embargo Grecia respondió de último momento y en los 90’ + 1’ Sokratis Papastathopoulos realizó un disparo con la derecha desde el centro del área por arriba y de esa forma marcar el gol del empate ante una Costa Rica que amenazaba con llevarse la victoria en el tiempo reglamentario.

Parecía consumada la victoria, tenían el balón, el momento del juego. Hasta un penal por una mano de Torosidis en el área no fue reclamada con insistencia. Era penal y la ventaja se podría aumentar. Pero no importó, reconocían que el futbol que estaban desplegando les daba para alcanzar los Cuartos. Grecia se vino abajo. Pero una expulsión los levantó.

Óscar Duarte sumó su segunda amarilla al 66'. El panorama cambió. Grecia se creció y Costa Rica disminuyó. Fue un cambio de juego brusco. A partir de ese momento los centroamericanos buscaron defenderse. No era el mejor plan, ya había ocurrido un desenlace fatal para México ante Holanda con ese guión. El colombiano Jorge Luis Pinto se dio cuenta que sus jugadores no aguantarían el ritmo, a 28 grados centígrados. Empezó a hacer cambios, a refrescar su plantilla.

Los ticos mostraron garra y corazón. Bryan Ruiz, uno de sus íconos, apareció con un disparo suave en los primeros minutos del complemento, el delantero del PSV acarició el balón, el cual recorrió lentamente desde el área grande hasta el palo izquierdo de Karnezis. El pulso de los ticos descendió. Las miradas seguían el esférico, parecía un tiro cualquiera, un machucón, pero la colocación venció al arquero griego. El grito de gol de Bryan fue desgarrador. Y el de la afición tica en el estadio también. El delantero salió disparado al tiro de esquina. Sus compañeros lo siguieron.

Costa Rica respondió con ataque. Lo que mejor sabe hacer el conjunto de la Concacaf. Tuvo sus oportunidades. Ninguna de gran peligro. Pero el balón estaba lejos de su arquero. Parecía que tendrían su pase a Cuartos. Pero el guión también se modificó en Recife.

Cuando los ticos en las tribunas ya festajaban y cantaban el pase a Cuartos, de repente llegó el silencio. En el último suspiro, un disparo de Gekas fue escupido por Navas, pero el rebote le cayó a Sokratis, quien remató un fusil. La ilusión tica de llegar a Cuartos de Final se puso en pausa. Y la de Grecia aumentó, como la bolsa de valores. Los activos de los europeos subieron para los tiempos extra y los de los Ticos disminuían tras el hombre menos, parecía mucha ventaja por las condiciones climáticas.

La mejor versión del partido se dio a partir del minuto 105, cuando los jugadores entendieron que se jugaban el pase a Cuartos. El cansancio era demasiado. Aun así pelearon en el primer tiempo extra, pero sólo con una oportunidad clara por parte de Grecia, un cabezazo de Gekas que se fue desviado. Tras tomar agua y escuchar a su entrenador, los dos equipos regresaron al campo de juego con nuevos bríos.

Fue un vaivén ofensivo de los dos equipos en el segundo complemento extra. Los dos conjuntos más con corazón, con desorganización, pero su esfuerzo levantó a la tribuna. "Sí se puede... Sí se puede...", era el grito para los Ticos. Un partido que será recordado por la entrega, a pesar de que Ruiz y Campbell ya no podían por parte de Ticos. Y Samaras por Grecia. Fue una lucha de orgullo, por saber quién podía más a pesar de que ya no quedaba aliento.

Es con la tanda de penales que Costa Rica logró vencer a Grecia al acertar los cinco cobros protagonizados por Michael Umaña, Joe Campbell, Giancarlo Gonzalez, Bryan Ruiz y Celso Borges.

Navas se convirtió en héroe en la última jugada, cuando su equipo ya estaba desfondado. Keylor tapó el remate de Mitroglou. Parecía gol. Estaba solo frente al arquero tico, quien al ver a su oponente con la gran ventaja, salió a achicar. Su esfuerzo fue desviar el balón y mandar todo a los penales. La esperanza tica se mantenía.

Costa Rica deberá enfrentar a Holanda el proximo 5 de julio en Fonte Nova de Salvador de Bahía.