El Gobierno del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, continuó el fin de semana en su lucha incansable para prevenir un brote epidémico del chikungunya y el dengue, con la eliminación de criaderos del mosquito aedes aegypti, transmisor de estas dos enfermedades mortales.

En el distrito VI de Managua -barrio Georgino Andrade- los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, junto a autoridades del Ministerio de Salud (MINSA) y la Alcaldía de Managua (ALMA), emprendieron una serie de acciones coordinadas en el marco de la Alerta Epidemiológica decretada por el Gobierno.

Desde la semana pasada los sectores antes citados comenzaron una batalla frontal contra el virus, que de acuerdo a las autoridades de salud, no ha entrado aún a Nicaragua y por lo tanto se están ejecutando acciones preventivas de cara a evitar un brote mayor ante la eventualidad de su ingreso al país.

José Ortiz, coordinador del programa de enfermedades tropicales del MINSA en Villa Libertad, dijo “el trabajo que andamos realizando es una jornada de exterminio del virus chikungunya, a través de la eliminación del aedes aegypti que también transmite el virus del dengue”.

Ortiz agregó “nos estamos concentrando en eliminar el nuevo virus, lo que queremos es tratar de eliminar los criaderos de zancudos útiles y no útiles y llamamos a la población que nos deje entrar a sus viviendas, que cambien el agua cada tres días, porque el huevo del mosquito rompe cada tres días”.

De acuerdo a Ortiz son un total de 30 brigadistas los que en el “Georgino Andrade” andaban abatizando y fumigando 1 mil 571 casas del barrio.

Por su lado Danelia Miranda manifestó que la jornada está muy buena porque les ayuda a los pobladores a eliminar los mosquitos que transmiten estas enfermedades.

Llamado a colaborar con las brigadas del MINSA

A su vez, llamó a sus vecinos del barrio a abrir las puertas de sus casas a los brigadistas del Ministerio de Salud para que puedan entrar a abatizar o a fumigar por el bien de la comunidad para que no quede ni una sola casa en la que pueda haber un criadero de zancudos del aedes aegypti.

Mientras tanto Patricia García dijo es necesaria la jornada de lucha contra el mosquito que transmite la nueva enfermedad que se encuentra en los países vecinos.

“Si somos aseados todos y seguimos las recomendaciones del Ministerio de Salud, limpiando los patios de calaches viejos, quemando la basura o entregándosela al camión de la alcaldía, manteniendo los barriles tapados, el agua limpia y cambiándola cada dos o tres días para que no se críen los zancudos y por eso es buena la fumigación”.

Por su lado, la compañera Ermelinda Zamora manifestó que “esta jornada de prevención contra las enfermedades es muy buena porque se elimina el mosquito y eso nos ayuda a evitar las enfermedades, gracias a Dios porque el gobierno está viendo la necesidad que hay en el pueblo y hay que evitar una epidemia”.