Una asamblea permanente será parte de las actividades que los manifestantes realizarán desde la tarde noche de este sábado hasta el próximo martes, cuando confluyan las cuatro marchas que partirán desde diferentes puntos de la nación europea.

En la Puerta del Sol, que vio nacer al movimiento 15-M, los indignados tienen previsto la lectura de varios manifiestos, así como lo que han llamado un "grito mudo" (un minuto de silencio) con las campanadas de las 00H00 locales (22H00 GMT) para culminar la concentración.

El movimiento ha repartido por temáticas diferentes emplazamientos cercanos a la plaza, que serán llevadas a la asamblea del Sol, donde se hará una puesta en común y se presentará también una nueva iniciativa "indignada": el Tribunal Ciudadano de Justicia.

Otras de las propuestas lanzadas por distintas reuniones pasarían por una huelga de consumo o acciones de sentada ante entidades bancarias para exigir una democracia real, más justicia social, una distribución de la riqueza y una ética pública.

La celebración del 15-M también es global y en ciudades de más de 50 países se sumarán a la manifestación.

La cita se ha coordinado con el movimiento estadounidense Ocupa Wall Street y con ciudades como Atenas (Grecia); Francfort (Alemania); Londres (Inglaterra) y Lisboa (Portugal).

En Roma (Italia) también se ha convocado una manifestación a la que los indignados han llamado simbólicamente "Olimpiada de los Derechos" y en la que llevarán una antorcha a lo largo del trayecto de un kilómetro desde el Coliseo a las Termas de Caracalla, ubicados en la capital italiana.

La mayoría de las concentraciones incluyen conciertos, mesas redondas y actos pacíficos de protesta para convertir "las calles en el mayor altavoz del mundo" y reivindicar "más justicia social, la distribución de la riqueza y una nueva ética pública", según los organizadores.

El movimiento de los indignados surgió en España el 15 de mayo pasado para protestar contra la corrupción, el aumento del desempleo, la falta de perspectivas y la precariedad social y tuvo su origen en la céntrica plaza madrileña, aunque luego se extendió por otras ciudades de la nación europea previo a las elecciones municipales y regionales celebradas el 22 de mayo de 2002.

El 15-M se califica de ciudadano y apolítico y reúne a jóvenes, jubilados, parados y a trabajadores preocupados por el aumento del desempleo, que afecta a la mitad de los españoles menores de 25 años de edad.