La Fiscal General de la República, Ana Julia Guido, en nombre del Ministerio Público, aseguró que está institución va poner todos sus esfuerzos para que no exista impunidad en ningún caso de femicidios que se registre en el país.

Actualmente se registran unas 46 mujeres asesinadas por sus novios, maridos o hermanos, según el dato mencionado por Guido, por lo que subrayó que el Ministerio Público viene trabajando en cada uno de los casos.

“Estamos esperando los procesos, esperando los juicios para presentar las pruebas y que las personas sean investigadas. No va a haber impunidad, vamos a acusarlos y vamos a lograr las condenas de estos hombres que han matado, no debe haber impunidad”.

Las declaraciones de Guido se dieron después que presentó ante el plenario de la Asamblea Nacional el informe de gestión del 2013, en el que destaca los logros de esta institución y los principales retos de este lustro.

“En este informe señalamos que hemos venido trabajando para atender a las víctimas, darles una buena atención, una buena respuesta, señalamos que contamos con leyes modernas, especializadas en los diferentes temas, como el crimen organizado, la ley 779 o violencia de género y otras leyes que fortalecen nuestro trabajo”, dijo Guido, quien también reconoció que existe una buena cantidad de municipios donde no tienen presencia.

“Los resultados de trabajos que tenemos actualmente consideramos que son buenos y en relación a la Trata de Personas, queremos decir que Nicaragua tiene buena notas, ya que solamente Nicaragua y Chile tratamos en el nivel 1 en Latinoamérica. Tuvimos 30 casos registrados y acusamos 22 y las víctimas han sido niñas menores de 18 años”, agregó la fiscal.

Montealegre y compañía tienen que pagar

En relación al caso de la estafas millonarias que cometieron los procesados Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, Guido indicó que deben ir a juicio y pagar hasta el último centavo que estafaron a varias personas, “independientemente que ya hayan pagado a las monjas del Colegio Teresiano”.

Guido señaló que el Ministerio Público tiene abierto el caso, el proceso sigue pendiente y el pago a las monjas solo fue un gesto de buena voluntad.

“Los tres procesados tienen una responsabilidad penal en este caso, que nosotros vamos a demostrar en juicio y que ellos deberán pagar, hemos dicho, hasta el último centavo a todas las 18 víctimas de estos delitos”, argumentó.