Las políticas públicas y los programas impulsados por el Gobierno Sandinista, en coordinación con organizaciones sociales y con el apoyo de organismos internacionales, para reducir el trabajo infantil, fueron destacados por Constance Fisogne, de la Unión Europea; Ana Hasel Scrith, secretaria general de la Secretaría de la Integración Social Centroamericana; y por Martha Lorena Mora, directora del organismo CARE.

Según Constance Fisogne, de la Unión Europea, dijo que es fundamental el papel de las políticas públicas en la reducción del trabajo infantil, por lo que la Unión Europea está trabajando con la representación en Nicaragua del organismo CARE, así como también está apoyando las políticas públicas nacionales de otros países de la región.

De acuerdo con Constance Fisogne, la organización está ayudando al trabajo en los sectores de la educación, del emprendedurismo, acompañando a las políticas nacionales, porque añadió que la Unión Europea le interesa que la niñez nicaragüense pueda realizar su propia vida.

Fisogne, al ser preguntado sobre el trabajo realizado en Nicaragua, dijo “hemos encontrado resultados, hay un impacto concreto de este tipo de actividades a favor de los niños” y en ese sentido también destacó las alianzas-público privadas que se han establecido entre pequeños productores, el sector privado y el gobierno para reducir el trabajo infantil.

Destacó el funcionario que el organismo europeo consideró muy interesante el tema propuesto por CARE respecto del trabajo infantil, por lo que apoyó con un millón de euros, además que señaló que este tema debe ser enfrentado de manera regional con un diálogo entre los países en relación a las políticas que aplican para la lucha contra ese mal.

Por otro lado señaló que es muy interesante el trabajo directo con los niños protagonistas y su relación con las familias, las organizaciones de la sociedad civil, las ONG y las asociaciones internacionales que apoyan este proceso, así como con las autoridades nacionales.

Programa Amor por los más Chiquitos

Martha Lorena Mora, directora de CARE, destacó al programa gubernamental Amor por los más Chiquitos como algo muy importante que puede estar teniendo grandes efectos, pero señaló que todavía hay asignaturas pendientes a como lo reflejan los datos.

Agregó que como CARE han puesto a la disposición de Guatemala, Nicaragua y El Salvador un modelo de educación integral que plantea la educación como alternativa para la erradicación progresiva del trabajo infantil y ya se notan avances sustantivos.

Al dar algunos datos dijo que en Guatemala el 60 por ciento de los niños están todavía en situación de servidumbre en el trabajo doméstico, en El Salvador la niñez está en riesgo de trata y explotación sexual, en el caso de Nicaragua el problema se mira más en el área rural del país.

Recordó que el modelo educativo integrado permite ofrecer a la niñez no solamente mecanismos de reforzamiento escolar, herramientas psico pedagógicas a los maestros para entender a los niños en riesgo y abandono escolar, pero además ayuda a la retención escolar y mejora el nivel de lecto escritura, así como la recuperación de la autoestima.

Señaló que CARE ha estado trabajando con 1,118 niños en la región, los cuales son líderes entre los niños, llevan cada niño líder a otros diez menores y agregó que se está trabajando en 30 escuelas que adoptaron el modelo, las que pueden tener como réplica de este modelo con cinco escuelas más.

Mientras tanto Ana Hasel Scrith, secretaria general de la Secretaría de la Integración Social Centroamericana expresó que el proyecto de reducir el trabajo infantil e integrar a los menores a la escuela, es algo innovador que se debe conocer y difundir como ejemplo al resto de los países del SICA.

Aún el trabajo infantil es problema

Señaló que sin embargo el trabajo infantil es todavía un problema desafiante, aunque todos los países de la región están registrando mucha voluntad de avanzar en este tema y algunos países están a punto de ser declarados libres de trabajo infantil, entre ellos Panamá.

La ministra del trabajo Alba Luz Torres en tanto manifestó que en la reducción del trabajo infantil hay el esfuerzo de varios actores, del gobierno de unidad y reconciliación nacional con otros actores como la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Agregó la compañera Torres que se ha estado coordinando una jornada contra el trabajo infantil peligroso que comenzó el nueve de junio y finaliza el este viernes próximo y dijo que el gobierno del presidente Daniel Ortega identificó y promovió desde 2007 una serie de programas sociales que buscan eliminar el trabajo infantil peligroso en lo que están involucrados los ministerios del trabajo, de la Familia y el de Salud.