El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, confirmó que está dándole seguimiento a la actividad sísmica que en las últimas horas se ha reportado en tres zonas del pacífico de Nicaragua.

El asesor científico del Ineter, William Strauch, informó en conferencia de prensa, que actualmente se están registrando sismos de magnitudes bajas en el sector de Momotombo, Estero Real y entre el Momotombo y el Volcán El Hoyo, ubicado a 7 kilómetros al noroeste.

Strauch indicó que la sismicidad cercana al Momotombo, se debe a réplicas de la actividad que comenzó en el mes de abril. “Son sismos bien pequeños, no nos preocupan mucho porque son normales, van a continuar todavía por semanas o meses”, explicó.

En el caso de la actividad en el Estero Real, explicó que se está estudiando lo que parece un enjambre sísmico, por lo cual el Ineter ha enviado equipos especializados a la zona para instalar una estación sísmica y estudiar mejor el fenómeno.

Según Strauch, los enjambres sísmicos en la cadena volcánica tienen la particularidad de fluctuar en cuanto a magnitudes, por tal razón se puede esperar que un sismo de mayor intensidad ocurra en esa zona, algo que ya ocurrió en años anteriores.

En ese sentido, advirtió que un sismo de gran magnitud, superior a los 5.7 grados, podría causar problemas en las casas que se sitúen cerca del epicentro.

“Tenemos que vigilar bien esa zona y la población que vive allá tiene que estar bien atenta a esta actividad”, afirmó Strauch.

La tercera zona de sismicidad se localiza entre el Volcán Momotombo y el Volcán El Hoyo. Indicó que en esta zona se han registrado sismos pero no muy fuertes, aunque el Ineter también envió equipos especializados para recoger los datos de una estación sísmica existente en la zona.

Strauch también indicó que continúan registrándose sismos en el océano pacífico, en la falla que parte del Golfo de Fonseca hacia el sureste y en otra falla que está perpendicular a las costas de Masachapa. Esos sismos no han sido muy fuertes.

Además, el Ineter monitorea la actividad sísmica en el Lago de Nicaragua, la cual no es preocupante.

“Hasta el momento no hay sismos muy importantes, pero especialmente la actividad en el norte nos preocupa un poquito”, comentó Strauch.