Con marcador igualado 1-1, con tantos del ruso Alexander Kokorin (6’) e Islam Slimani (60’), la selección argelina logró su primera clasificación a octavos de final en la historia de su participación en mundiales.

En un partido en el Estadio Baixada que parecía darle la victoria y clasificación a Rusia a los octavos de final, luego que Kokorin le diera el gol de la ventaja en el minuto 6, tuvo un revez en la segunda mitad del encuentro cuando Islam Slimani realizó un disparo de cabeza desde muy cerca por el lado derecho de la portería y con asistencia de Yacine Brahimi con un centro del área tras el cobro de una falta.

Argelia y Rusia se enfrentaban en un duelo de infarto. Los dos tenían opciones de pasar a octavos y luchaban por la segunda plaza mirando de reojo al encuentro que disputaron Corea y Bélgica. El empate bastaba a los africanos siempre que los asiáticos no golearan, mientras que los hombres de Fabio Capello tenían que ganar sí o sí. No había otro resultado posible para ellos.

Con el tanto de Kokorin Rusia se marchó al descanso. La situación era peligrosa porque un gol de Argelia echaba al equipo de Capello. Cualquier cosa podía pasar en la reanudación con dos equipos necesitados. Pero el guión volvió a cumplirse con Rusia desmadrada.

De nuevo salió por otro gol para sentenciar el duelo y la clasificación y a punto estuvo de salirle bien la jugada con una oportunidad de Alexander Samedov, que tras hacer una pared con Kokorin no pudo resolver en el mano a mano frente a M'Bolhi.

Esta vez no acertó Rusia y Argelia se agitó ese dominio antes que en la primera parte. Necesitaba un gol para seguir en la competición y para romper la maldición de la fase de grupos que no había conseguido traspasar en sus otras tres participaciones mundialistas (España 1982, México 1986 y Sudáfrica 2010).

La gesta estaba a tiro y la consiguió Slimani con un cabezazo que levantó a todo un país. En el minuto 60, el delantero Slimani se elevó por encima de la defensa rusa y, esquivando una salida en falso de Akinfeev, mandó la pelota a la red y dio una clasificación histórica para su equipo.

Este es el segundo fracaso de Fabio Capello en un Mundial al frente de una selección marcó la clasificación histórica de Argelia, que empató 1-1 ante Rusia, eliminó al equipo del técnico italiano y selló por primera vez para el país africano un billete para los octavos de final.
El técnico italiano sabía que no podía fallar. Es el seleccionador del Mundial que más cobra, con un salario de 9'6 millones de euros. Su paso por los banquillos de selecciones no ha sido nada bueno. Con Inglaterra fue eliminado en octavos de final en el Mundial de Sudáfrica y apenas logró nada más interesante que pasar la fase de grupos de aquella competición.

Argelia se ubica en la segunda posición del grupo H, siguiendo a Bélgica, y se preparará para enfrentar a Alemania en la fase de octavos de final.

Rusia, solamente con un punto acumulado durante este mundial, luego de empatar con Corea del Sur en el primer partido, queda eliminado y deberá regresar a casa al igual que sus primeros rivales que perdieron su tercer partido ante Bélgica.