Jurgen Klinsmann no ha querido dejar ningún cabo suelto en la preparación del decisivo partido contra la selección alemana. Tanto, que incluso ha redactado una carta para involucrar incluso a los hinchas que se iban a perder el encuentro por encontrarse en horas de trabajo.

La teoría de Klinsmann es sencilla: en lugar de sufrir en el puesto de trabajo tratando de averiguar el resultado por cualquier medio, fundiendo la batería del teléfono a base de actualizaciones, hay que apoyar a la selección. Por eso se dirige a los jefes, con sinceridad, a través de la redes sociales del equipo nacional.

La carta dice:

A quien corresponda:

Por favor, libere de trabajo a ____________ el jueves 26 de junio.

Entiendo que esta ausencia puede reducir la productividad en el trabajo, pero puedo asegurarle que es por una buena causa. La #USMNT tiene un partido crucial en la Copa del Mundo contra Alemania y necesitamos todo el apoyo de la nación si queremos pasar a la siguiente ronda.

Por cierto, puede comportarse como un buen líder y tomarse también el día libre. ¡Vamos USA!

Junto a la iniciativa del seleccionador americano, la hinchada ha hecho una petición a la Casa Blanca pidiendo que el día 26 sea declarado de vacaciones para todo el país. Es poco probable que eso llegue a suceder pero los 25 millones de espectadores que vieron en la televisión americana el 2-2 contra Portugal (más audiencia que las finales de la NBA) estarían realmente encantados de que así fuera.