Las familias nicaragüenses, en especial de la ciudad de León, brindaron el último adiós al doctor Mariano Fiallos Oyanguren (1933-2014), quien durante su vida académica fue Rector Magnifico de la UNAN entre 1974 y 1984 y ex Presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) entre 1984 y 1994.

Las honras fúnebres salieron desde la Funeraria Heráldica a las cuatro de la tarde, para transitar las principales calles de la Ciudad Universitaria, recorrido en que participaron estudiantes de la UNAN-León, académicos, intelectuales, políticos y el Presidente de la Asamblea Nacional René Núñez. Los restos del doctor Fiallos Oyanguren fueron enterrados en el Cementerio Guadalupe de León.

Un militante sandinista excepcional

El rector de la UNAN-León Octavio Guevara Villavicencio, considera que Nicaragua perdió un “gran hombre” que desarrolló un modelo humanista en las aulas universitarias, legado que aprendió de su padre Mariano Fiallos Gil.

“Fue un promotor del rescate de los valores morales, fue un padre, un profesor, un maestro ejemplar, que fue basando su trabajo en la humildad que expresaba siempre”, dijo Guevara.

La comandante Doris Tijerino, actual diputada del Parlamento Centroamericano por el FSLN, calificó al doctor Mariano Fiallos, como un sandinista excepcional, pues desde los años de la lucha contra la dictadura somocista siempre colaboró con el Frente Sandinista.

“Desde los años de la lucha contra la dictadura recuerden que Mariano llegó a la rectoría de la UNAN con el apoyo del Frente Sandinista expresado en el Frente Estudiantil Revolucionario, es decir toda nuestra vida de estudiante nos tocó vivirla vinculado a Mariano y a su acción en la universidad y después de los ochenta todos sabemos que Mariano significó un nicaragüense, un sandinista que nos llenó de orgullo, fue eficiente, muy honrado, transparente y eso le dio prestigio al país”, señaló Tijerino.

Un amante de la educación

El magistrado del Consejo Supremo Electoral José Luis Villavicencio, definió al doctor Mariano como un amante de la educación, de la docencia “siempre estuvo educando, siempre fue docente” y por tanto un hombre que gustaba de la lectura.

“Siempre estaba con su espíritu formativo, siempre decía que lo más importante desde la Revolución no solamente era enseñar a leer a como decía el Comandante Carlos Fonseca, sino que también había que enseñar a trabajar para que el desarrollo de Nicaragua se llegara a consolidar”.

Villavicencio trabajó por muchos años con el doctor Mariano Fiallos, por lo que señaló que las dos elecciones generales (1984 y 1990) fueron
“Fue un hombre muy disciplinado, miró el reflejo de los resultados de las elecciones (de 1990) y la Dirección Nacional del FSLN (en esa época) decidió acatar ese fallo electoral y es así que Mariano da a conocer ese fallo, la voluntad mayoritaria del pueblo en ese entonces había que respetarla”, declaró.