Estudiantes del Tecnológico Nacional, de la filial de Ticuantepe, recibieron una capacitación de parte de técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria sobre cómo hacer bio fertilizantes y otros tipos de abonos para ayudar a los agricultores en sus comunidades.

Sobre el curso, Erika Cabezas Fonseca, quien es técnica innovadora de investigación agropecuaria, dijo “nosotros damos capacitaciones a los compañeros el Tecnológico, a los y del sistema de producción, consumo y comercio para que ellos transmitan y elaboren tecnologías amigables con el medio ambiente”.

La compañera Erika señaló que con los alumnos están realizando los bío fertilizantes, así como también les están mostrando el llenado de plántulas o bandejas, así como la confección de trampas amarillas y otras tecnologías.

Aseguró que los bio fertilizantes son compuestos que son hechos en el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Biotecnología. agropecuarias para que las plantas tengan buen desarrollo, eliminamos las enfermedades y aplicamos lo menos posible de insecticidas.
Estos compuestos pueden ser usados para todo tipo de plantas, como hortalizas, frutales, cada una ellas lleva una dosis diferente, explicó la compañera Cabezas.

Destacó que “en el caso de las hortalizas se ocupa un litro de bio fertilizantes por cada 20 litros de agua que trae la bomba, en los frutales los podemos usar directo y no hay problema. Es decir son usados para frutales, hortalizas ornamentales, las flores, en fin lo que nosotros tengamos en nuestra casa”.

Ayudan a bajar costos de producción

La investigadora agrícola manifestó que esos proyectos son importantes “porque hacemos que el productor baje sus costos de producción, usando los materiales o recursos que tienen en sus parcelas, no gastan más que un porcentaje mínimo, aquí ven más sus ganancias que pérdidas”.

Añadió que el bío fertilizante está hecho de estiércol bovino, leche o suero y melaza que es un energizante para los micronutrientes que están ahí, haciendo el proceso de fermentación.

La alumna Keyling Conde explicó que es importante ese tipo de talleres porque el conocimiento que en la práctica adquirimos, haciendo las cosas, son transmitidas después al resto de la comunidad para cuidar los cultivos y para que después sean transmitidos al resto de agricultores.

Por su lado Marvin Rueda manifestó que el taller tiene una gran importancia porque nos están ayudando de parte de los compañeros del INTA para que como estudiantes del INATEC, contribuyamos a que no se siga calentando, ni contaminando el planeta.