El epidemiólogo del Ministerio de Salud, doctor Carlos Sáenz convocó a la población nicaragüense “a actuar, prepararse y organizarse” para enfrentar la amenaza del virus Chikungunya, al que calificó como más peligroso que el dengue, porque mata.

“Nosotros como Ministerio de Salud hemos venido preparándonos, tenemos un Plan de Preparación y Respuesta, hemos organizado los servicios, estamos preparados con los insumos necesarios; y además de eso, hemos capacitado a todo el personal de Salud de los Hospitales, Centros y Puestos de Salud”, explicó Sáenz.

El médico advirtió que ese virus proveniente de Tanzania, “es invalidante, te deja secuelas permanentes, más cuando son personas mayores de edad que ya tienen algunas afecciones como artritis u otras enfermedades; y los niños menores de un año”.

Dijo que eso significa que las autoridades tienen “un Plan de Exterminio contra el virus Chikungunya, exterminio contra los criaderos, la larva, el mosquito adulto; exterminio contra las suciedades que tenemos en nuestras casas”.

Por eso se están redoblando redoblando esfuerzos en fumigación, abatización, y destrucción de criaderos.

Explicó que eso significa que el MINSA sacará a todas las Brigadas con las que cuenta y la participación activa de todos los movimientos gremiales, las Instituciones de Gobierno, nuestro Gabinete de la Familia, la Comunidad y la Vida, los Movimientos Juveniles, y la población desde su propia casa.

“Tenemos que actuar con una responsabilidad compartida ¡destruyendo criaderos, destruyendo criaderos, y destruyendo criaderos!”, recalcó el especialista del MINSA.

Informó que el lema de esta actividad es “Vamos con todo contra el Chikungunya”. “O sea, hay que ir con todos los fierros, sobre todo porque es una enfermedad que viene caminando”, está en dos municipios de El Salvador, mientras tanto en Costa Rica se han detectado dos casos que provienen de estos lugares; en Panamá ocurre igual. “Tenemos (el virus) en todo el Caribe, hay 19 Países de estas Islas del Caribe que ya están tomadas”, resaltó.

Sáenz añadió que actualmente hay 21 muertos reportados en la región del Caribe, una de las más afectadas es Martinica, con 12 fallecidos.

La doctora Martha Reyes, de Control de Enfermedades del MINSA insistió en que el elemento clave de esta lucha es la eliminación del criadero, porque cuando se fumiga se elimina al zancudo en su estado adulto pero en el criadero está la larva. Cuando se fumiga se mata al zancudo que está volando, pero al día siguiente emergen larvas de ese criadero que está en las viviendas.

“El eje y la clave de este asunto es eliminar el criadero, esa es la parte más importante, porque aunque el Ministerio de Salud por Orientación de nuestro Presidente y la Compañera Rosario, ha intensificado todas las acciones de control del estado de larva y adulto con la fumigación y abatización, lo más importante es eliminar el criadero de nuestras viviendas”, reiteró.

“Entonces instamos a la población a que trabajemos organizados y que revisemos nuestra casa, nuestro patio, y todos esos utensilios no útiles como latas, botellas, tapas de gaseosas, ¡hay que deshacerse de todo eso! Hay que acostumbrarnos a revisar con cuidado y detectar todo criadero potencial, sobre todo en esta etapa que están comenzando algunas lluvias en que cualquiera de esos depósitos con una cantidad de lluvia se convierte en un criadero potencial del vector. Y si nosotros eliminamos ese criadero, eliminamos el zancudo, y por lo tanto vamos a poder controlar la enfermedad”, reflexionó.

Reyes añadió que el vector se reproduce en aguas sucias y preferentemente en las limpias.

“Ya estamos trabajando con el barril y con la pila porque los estamos abatizando. Ha habido un esfuerzo de nuestra población de mantener ese abate por un período hasta de dos meses. Lo más importante ahora es que tapemos esos recipientes útiles y eliminemos todos esos criaderos potenciales que están en el patio, en el porche, en nuestra Comunidad, y que trabajemos organizados en relación a esto”, reflexionó.

Señaló que hay detectar y eliminar todo lugar que tenga capacidad de recoger la cantidad mínima de agua.

“Por eso decimos, una tapa de gaseosa parece insignificante, pero en esa cantidad de agua pequeña que queda, el zancudo tiene la capacidad de reproducirse. Por lo tanto, el esfuerzo de nuestra población y nuestra Comunidad organizada, debe ser dirigido a que limpiemos nuestra casa, eliminemos todo criadero”, enfatizó.

“Realmente es una responsabilidad que comienza desde nosotros, y si trabajamos organizadamente podemos hacer ese impacto, combatir ese vector que está haciendo tanto daño en otros países. Lo que queremos hacer nosotros es, antes que venga detectarlo oportunamente para atender al paciente y hacer las medidas de control”, concluyó.