En un acto para la prensa celebrado en Tokio, Toyota Motor Corporation (TMC) mostró el diseño exterior y aventuró los precios para Japón del inminente FCV, su sedán impulsado por una pila de combustible de hidrógeno.

El auto fue originalmente presentado como un prototipo en el Salón del Automóvil de Tokio de 2013.

El FCV saldrá a la venta en Japón antes de abril de 2015, y ya se están preparando los lanzamientos en los mercados estadounidense y europeo para verano del mismo año.

Inicialmente, las ventas se limitarán a aquellas regiones japonesas donde se está desarrollando una infraestructura de recarga de hidrógeno.
Por otra parte, los precios para Europa y Estados Unidos aún no se han decidido.

La apuesta de Toyota por vehículos respetuosos con el medio ambiente se basa en tres principios esenciales: abarcar diversas fuentes de energía, desarrollar vehículos eficientes, con emisiones reducidas, e impulsar un cambio medioambiental auténtico y positivo popularizando dichos vehículos.

Hidrogeno en lugar de Nafta
El hidrógeno es un combustible alternativo particularmente prometedor. Se puede producir a partir de una amplia variedad de fuentes de energía primaria -incluidas la energía solar y la eólica- y es fácil de almacenar y de transportar.

Al comprimirse, ofrece una mayor densidad energética que las baterías. Además de su potencial como combustible para usos domésticos y de automoción, el hidrógeno se podría utilizar en un amplio abanico de aplicaciones, incluida la generación energética a gran escala.

Los vehículos de pila de hidrógeno contribuyen a la diversificación de combustibles y no emiten CO2 ni otras sustancias contaminantes del medio ambiente.