Un inédito fenómeno atmosférico catalogado hoy como un tornado por la Secretaría de Emergencia Nacional devastó la ciudad paraguaya de Capiatá, a 20 kilómetros de Asunción y agravó el crítico panorama causado por las inundaciones.

Los fuertes vientos causaron daños al menos a 146 viviendas, cobraron la vida de una anciana, causaron varios heridos a causa de los derrumbes y dejaron sin electricidad a la urbe.

Joaquín Roa, titular de la Secretaría, se refirió también a las tormentas severas que golpearon varios puntos del país y afectaron con mayor fuerza a Capiatá.

Por las apariencias del terreno y la franja de daños, pudiéramos estar ante un tornado, manifestó y aclaró que las conclusiones finales en términos científicos estarán a cargo de los técnicos de la Dirección de Meteorología.

Agregó información sobre 146 viviendas afectadas, entre los que corren riesgo de derrumbe, las desechadas y las afectadas en su estructura de alguna manera.

En total son seis los barrios de Capiatá donde se reportaron consecuencias del evento climático y hasta ahora la asistencia sólo se pudo limitar a la situación en carpas a las familias que perdieron sus casas.

Según los meteorólogos, hoy se registran nuevas precipitaciones acompañadas de tormentas eléctricas en varias zonas del país y la advertencia de tormentas es válida para todo el territorio paraguayo.

Mientras tanto falta poco menos de un metro para que la crecida del río Paraguay cubra todo el suelo de la ciudad de Nanawa, en el departamento de Presidente Hayes, según su intendente (alcalde), Catalino Añazco y varios barrios ya no cuentan con energía eléctrica ni comunicación telefónica.

Más de la mitad de la población ya tuvo que ser evacuada a raíz de la crecida del río, el cual dejó bajo agua el propio edificio de la municipalidad, además del juzgado, el cementerio, la iglesia y las cinco escuelas de la ciudad.

Los desplazados se instalan en cualquier rincón disponible de la parte alta de la ciudad además de los dos refugios instalados por el gobierno municipal, informó el corresponsal del diario ABC.

Paraguay enfrenta actualmente severas inundaciones en la propia capital del país donde ya se cifra en 70 mil personas las damnificadas por el alto nivel de las aguas del río del mismo nombre, situación que sobrepasó las posibilidades de ayuda de los organismos oficiales de emergencia.