El primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexander Borodai, reveló que se han desatado enfrentamientos en los suburbios de Donetsk cercanos al aeropuerto. "Slaviansk y un distrito de la ciudad de Snezhnoye (Ucrania) han sido atacados por la artillería", dijo.

En este contexto, ha sostenido que el alto el fuego declarado por el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, como parte de su plan de paz, así como por las regiones de Donetsk y Lugansk, aunque de forma unilateral, y que debería regir hasta el próximo viernes, es "un sinsentido".

"Hemos hablado con el grupo de contacto y hemos acordado un alto el fuego, pero creo que se ha convertido en un sinsentido. Kiev no quiere parar la guerra. Nuestra gente está muriendo, aunque el enemigo también sufre pérdidas. Anuncio oficialmente que no ha habido alto el fuego y, a juzgar por los hechos, no habrá ninguno", ha afirmado.

Borodai ha acusado al Gobierno ucraniano de "intentar embaucar" a los separatistas prorrusos "enviando un grupo de contacto que, en realidad, no tiene influencia sobre nada, no tiene poderes". "Así que no tenemos nada más que seguir luchando", ha subrayado, de acuerdo con la agencia de noticias rusa Itar-Tass.

En la misma línea, el servicio de prensa de Poroshenko ha revelado que "el jefe de Estado no descarta que el alto al fuego se levante antes de lo previsto, dado que está siendo violado constantemente", en alusión al ataque al helicóptero militar en Slaviansk, que ha dejado nueve muertos.

Según Kiev, los milicianos han disparado hasta 35 veces contra el Mi-8, que transportaba a los técnicos encargados de instalar los equipos necesarios para supervisar las violaciones del plan de paz de Poroshenko para acabar con la revuelta separatista en el este del país.