La Organización Internacional del Trabajo (OIT) destaca que Nicaragua ha logrado importantes avances en la erradicación del trabajo infantil.

La oficial nacional de la OIT, Bertha Rosa Guerra, aseguró que el trabajo infantil es multicausal, siendo la pobreza, la violencia y el aspecto cultural y educativo los principales factores que intervienen en que un niño sea sujeto de la violación de sus derechos.

Durante el Foro Municipal para el Intercambio de Experiencias entre las Instituciones del Gobierno y los Trabajadores por Cuenta Propia afiliados al FNT Sobre la Erradicación del Trabajo Infantil en las Calles, Semáforos y Mercados de Managua, Guerra manifestó que Nicaragua “ha venido adecuando la normativa jurídica nacional de cara a que éstas sean coherentes con los convenios internacionales”, entre los que destacan el 138 y el 182 de la OIT.

En este sentido, subrayó la labor del Parlamento Nicaragüense y de la Corte Suprema de Justicia en la tipificación de las peores formas de trabajo infantil, como son la trata de personas y la explotación sexual comercial.

“Tenemos ministerios, instituciones de gobierno que han venido adecuando sus normativas administrativas y han venido integrando en las políticas públicas procesos para la prevención y erradicación de trabajo infantil”, explicó.

Para la Oficial de la OIT también es ejemplar cómo la cooperación internacional y los sectores empresariales y sindicales trabajan en conjunto este tema.

Educación para combatir trabajo infantil

Para este organismo, el acceso a la educación dentro de este sector población es un elemento en el que Nicaragua ha demostrado muchos avances.

“En la encuesta 2005, el 53% de los niños y niñas que trabajaban no iban a la escuela. Eso fue un gran susto para el país. Ahora ese es un porcentaje que no llega ni al 15%”, aseguró.

Estos logros no solo son el resultado de la gratuidad de la educación, sino también de programas emblemáticos del Gobierno como Usura Cero y Hambre Cero, añadió Guerra.

Cabe señalar que el sector rural continúa siendo el más afectado por el trabajo infantil, ello a pesar de que ya se están haciendo esfuerzos por garantizar el acceso a la educación y con ello ir erradicando esta problemática.

Para Marvin Marenco, ejecutivo nacional de la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia de Nicaragua (CTCP-FNT), desde ese sector es manifiesta una concientización y compromiso de los padres de enviar a sus hijos a la escuela.

“Desde el 2007 para acá fundamentalmente hemos logrado de que cada día sean más la cantidad de padres y madres trabajadores por cuenta propia que se comprometen a insertar a sus hijos a la escuela, dándole el valor que tiene la educación de sus hijos para tener un futuro mejor”, expresó Marenco.

En el mundo actualmente hay 168 millones de niños, niñas y adolescentes que trabajan, de estos el 80% realizan labores consideradas peligrosas. En el caso de Nicaragua, el gran reto es que para el 2015 el país haya eliminado las peores formas de trabajo infantil.