Colombia se constituyó como líder del grupo C al derrotar por goleada a Japón en la Arena Pantanal la tarde de este martes 4-1, con tantos de Juan Guillermo Cuadrado (17’), Jackson Martínez (56’ y 82’) y James Rodríguez (89’).

El conjunto de los cafeteros se ubica a la cabeza del grupo C y se enfrentará a Uruguay en octavos de final.
En el minuto 17’, el onceno colombiano cobró penal y logró su primer gol que le daba la ventaja sobre los nipones 1-0, cuando Juan Guillermo Cuadrado realizó un disparo con la derecha al centro de la portería.

En la primera parte, los nipones fueron los que comenzaron el partido con el pie derecho, con una marcada decisión de atacar, pero a los 17 minutos, Adrián Ramos ingresó al área desde el centro hacia la izquierda, momento en el que Konna lo derribó y el referí marcó penal.

Los japoneses igualaron el marcador en el tiempo extra de la primera mitad con tanto con Shinji Okasaki que ejecutó un disparo de cabeza desde el centro del área por el lado derecho de la portería con asistencia de Keisuke Honda con un centro al área.

Tras los 15 minutos de descanso, Colombia fue otro con el ingreso de James Rodríguez y Carlos Carbonero. El ataque de los de Pekerman mejoró y a los 55 minutos Jackson Martínez puso nuevamente en ventaja a su selección, tras una enorme jugada por el centro de James Rodríguez que cedió para Jackson que se ocupó de enviar el balón a las redes.

Los de Zaccheroni no pudieron reponerse de semejante golpe y en veinte minutos no pudo generar peligro. Cuando el tiempo comenzaba a ser escaso, fue otra vez Martínez el que anotó, con un bello disparo de zurda que venció al portero nipón y colocó el 3 a 1 parcial.

En el 82' Colombia tomó mucha más ventaja cuando Martínez anotó el tercer tanto del conjunto con zurdazo desde el centro del área y con asistencia de James Rodríguez tras un contragolpe.

En el 89’ llegó el gol de la victoria colombiana cuando James Rodríguez recibió el balón de Jackson Martínez, hizo una finta y ¡le rompe la cintura a Yoshida quien termina en el piso y ante el achique del arquero, el delantero bombeó el balón y anotó.

Cuando todo Japón estaba buscando un nuevo descuento, James Rodríguez se llevó la pelota desde su propio campo y en un contragolpe extraordinario, marcó el 4 a 1 definitivo que le dio el primer puesto y clasificación como invicto a los octavos de final.