En una conferencia de prensa desarrollada en la sede del organismo, Liévano también afirmó que Nicaragua no solamente será apoyada, sino que los montos asignados serán incrementados sustancialmente, aunque no brindó cifras especificas.

Una de las razones del porque el BID mantendrá sus asistencia financiera a Nicaragua, “es porque la situación macroeconómica está bastante buena".

Liévano indicó que en la evaluación de la ejecución de programas en el pasado quinquenio se han visto “grandes cambios” en los resultados obtenidos en materia de salud, como la disminución de muertes maternas y en acceso a la energía en poblaciones rurales.

Adelantó que Japón como socio del BID se ha comprometido a realizar en el 2013, un estudio multimodal en el sector transporte en general, tanto en aeropuertos, puertos marítimos y terrestres y en base a ese análisis se desarrollaran diversos proyectos. En salud se priorizará programas maternos infantiles y en energía acceso a las comunidades rurales.

“Hay un compromiso del Banco de actuar de forma sostenida en estos sectores, o sea que pueden haber de dos o más operaciones, o sea definitivamente que estos sectores con los que hemos sentido prioridades, es ya lógico comenzar a pensar en operaciones y en carteras”, patentizó la representante del BID.

En el pasado año el BID otorgó a Nicaragua en concepto de préstamos un monto de 171.2 millones de dólares.

“Nosotros vemos que la situación macroeconómica está bastante buena y se refleja en todas las encuestas que se tienen de empresarios y todo, que la prioridad de los problemas macroeconómicos ha bajado y mucho…creo que a nivel macroeconómico encontramos una situación adecuada para que se desarrollen nuestros proyectos”, reafirmó.

Subrayó que en Nicaragua el BID mantiene una cartera bastante sana en cada uno de los programas que se ejecutan, lo que deja en buena posición a Nicaragua al momento de negociar otro paquete financiero.

“La cooperación con Nicaragua no va a disminuir, al contrario, ahora tendremos una cifra bastante más alta de aprobaciones por año, que es la que se va a venir dando, lo que vamos a procurar es que sea menor el número de operaciones, pero más grande las operaciones, es decir en ayuda va a ser mayor”.

Liévano señaló que este organismo también impulsará programas en áreas transversales, principalmente relacionados a la adaptación al cambio climático.

Inicia formulación de programas


Explicó que la gerente del BID para Centroamérica, México, Panamá y la República Dominicana, Gina Montiel y miembros del  Gobierno Sandinista, particularmente el Ministro de Hacienda y Crédito Público, compañero Iván Acosta y el doctor Francisco Mayorga, director ejecutivo ante el Organismo, se reunieron para dar inicio a la formulación de la Estrategia de país, la cual debe estar siendo aprobada por el directorio en octubre próximo.

En estos encuentros participan los titulares de las carteras de salud, energía, transporte e infraestructura y agricultura.

Esta estrategia se enmarcará en las principales metas y prioridades sectoriales fijadas en el Noveno Aumento General de Recursos aprobados por los gobernadores del BID, que prevé un mayor apoyo del Banco a los países pequeños y vulnerables.

Liévano afirmó que el Gobierno Sandinista a través de sus funcionarios, patentizó el deseo de seguir implementando programas que permitan dar un salto de calidad en el desarrollo del país y en la reducción de la pobreza extrema.

Indicó que en la estrategia desarrollada en el pasado quinquenio, el BID priorizó el fortalecimiento fiscal, pero dado la madurez tributaria alcanzada y lo fuerte de nuestra macroeconomía, este sector dejo ser prioritario para el BID y decidió reenfocar otros recursos a otros campos.

En el periodo 2008-2012 el BID brindó asistencia en un 22 por ciento en energía, igual porcentaje en capacidad institucional, salud y protección social un 18 por ciento, transporte un 12 por ciento, agua y saneamiento un 8 por ciento e igual cantidad en agricultura.