El Gobierno Sandinista, por medio del Ministerio de Salud (MINSA) llamó a las familias del país a entablar una lucha decisiva contra el zancudo aedes aegypti, transmisor de las distintas modalidades de dengue, así como del virus chikungunya que está atacando en naciones de El Caribe, así como de El Salvador, Costa Rica y Panamá, entre otros.

El anuncio de la batalla contra el aedes aegypti lo hicieron los doctores Carlos Sáenz, director de vigilancia de la salud del MINSA, y la doctora Martha Reyes, directora de prevención de enfermedades.

El doctor Carlos Sáenz destacó que hasta ahora Nicaragua no tiene ningún caso de la enfermedad provocada por el virus chikungunya, pero sí está comprobada su incidencia en naciones como Panamá, donde se habla de dos casos sospechosos

El compañero Sáenz al respecto dijo que el virus chikungunya que apareció en las islas del Caribe el 6 de diciembre del año pasado, y donde hay más de 180 mil casos sospechosos, viene acercándose a Nicaragua.

En El Salvador hay 1 mil 159 casos sospechosos por fiebre chikungunya, detectada en los municipios de San Salvador y San Vicente, a la vez que en Costa Rica se detectaron algunos casos que llegaron de República Dominicana y Haití.

Añadió el doctor Saenz que “el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional ha venido preparándose desde el año pasado y ya sabemos que el virus de chikungunya es más malo que el virus del dengue, porque afecta tremendamente las articulaciones, puede dejar a las personas inválidas o con secuelas permanentes en las articulaciones”.

Actuar unidos contra el chikungunya

“Como nicaragüenses tenemos que actuar y es por eso que como MINSA hemos organizado nuestros servicios de salud, hemos capacitado a todo el personal de salud en el manejo de los casos de chikungunya a nivel de todo el país en los hospitales, en los centros y puestos de salud”, destacó el compañero Saenz.

Agregó que hay “que actuar como pueblo y como gobierno para llevar a cabo el plan de exterminio total de los zancudos y derrotar a este virus chikungunya, eliminando todos los criaderos, larvas y suciedades que hay en las casas, por lo que estamos movilizando a todas las brigadas que sean necesarias, intensificando la fumigación para matar el mosquito adulto, la abatización y la destrucción de criaderos”.

Anunció en ese sentido que en esta semana habrá una capacitación para todos los miembros de los gabinetes de la familia, la comunidad y la vida para que se integren con todo este conocimiento en la lucha contra este mosquito.

Agregó el doctor Sáenz “vamos con todo contra el virus chikungunya, vamos a derrotar al vector de esta enfermedad, el mosquito aedes aegypti, para eso estamos preparados, con todas las capacidades diagnósticas para poder detectarlo oportunamente y hemos tomado muestras que hasta el momento han salido negativas, pero estamos vigilantes”.

Por su lado la doctora Marta Reyes manifestó que el MINSA considera clave la participación de la comunidad en todas estas acciones de prevención, que sean muy tomadas en cuenta sobre todo cuando hay un incremento de las lluvias, lo que constituye un factor de riesgo para la población por los criaderos potenciales existentes.

Eliminar todos los criaderos de zancudos

Llamó la doctora a revisar las casas, los patios para eliminar criaderos potenciales de zancudos, lavando y cepillando con cloro y detergente las pilas y los barriles al menos dos veces por semana, limpiar los techos canales, albañales y desagües al menos una vez por semana, lavar los recipientes donde beban agua los animales domésticos, eliminar llantas, latas, tarros, botellas, panas zapatos viejos y todo lo que se convierta en un criadero potencial de virus chikungunya.

A la vez agregó que es importante eliminar basuras, cascaras de huevo, estopa de coco, tapas de botella, cajillas de botellas, material que manejamos en los patios y que son factor de riesgo importante.

Destacó que la población de mayor riesgo son los niños menores de un año y los adultos mayores, además dijo que se está fortaleciendo la vigilancia en las fronteras, aeropuertos y puertos, donde la persona que entra llena una boleta dando información sobre la sintomatología de muchas enfermedades, especialmente sobre la de la fiebre chikungunya.