De acuerdo a los pronósticos efectuados por la Red Centroamericana de Alerta Temprana sobre el impacto que generaría el fenómeno ‘El Niño’, Nicaragua será el país menos afectado de la región en términos de Seguridad Alimentaria, informaron autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El Asesor Científico del Ineter, doctor José Antonio Milán, sostuvo que este organismo internacional vinculado a la NOAA, evaluó a todos los países centroamericanos, teniendo en cuenta la instalación de ‘El Niño’ y la continuidad del régimen de precipitaciones, resultando Nicaragua ser el país en vísperas a tener menos afectaciones hasta noviembre (2014).

“Nicaragua aparece (en el informe) como una región que va a tener impacto (por la ausencia de lluvias), pero en relación a otras regiones de Centroamérica, estos serían menores en términos de seguridad alimentaria”, destacó el especialista, quien además indicó que esto constituye una buena noticia para los productores en relación a la siembra de segunda y postrera.

Doctor José Milán: "Habrá suficiente producción de alimentos"

El doctor Milán explicó que una de las razones por las que esta red internacional evaluó que Nicaragua será la menos afectada, es precisamente porque prevalece un régimen de precipitaciones que excede (de un 100% hasta un 120%) la norma histórica en por lo menos la mitad del territorio nacional (Ladera central y Costa Atlántica).

“De acuerdo a los registros (del 13 al 19 de junio), la mitad del país ha tenido un régimen de precipitaciones normales o por encima de la media histórica, y si es cierto que hemos tenido daños, podemos decir que sí hay condiciones de producir alimentos, y tenemos esperanzas para las cosechas de segunda y postrera, por lo que habrá suficiente producción de alimentos”, valoró.

Contrario a Nicaragua, la Red Centroamericana de Alerta Temprana (que agrupa a varias organizaciones internacionales relacionadas a eventos climáticos), pronosticó que habrán algunas ‘Zonas Críticas’, donde se pone en alto riesgo la Seguridad Alimentaria, en regiones montañosas o núcleos poblacionales de Guatemala, Honduras y El Salvador, regiones que sí han sido sometidas al estrés por las condiciones del cambio climático.