Muy felices se mostraron más de una decena de padres la mañana de este 23 de junio, tras presenciar el parto de sus parejas en las salas de maternidad del hospital de referencia nacional, Bertha Calderón Roque.

Los muy abnegados indicaron sentirse muy contentos al acoger una nueva vida entre sus familias, y lo consideraron como una bendición de Dios y un regalo hermoso que les ha dado la naturaleza este Día del Padre.

Francisco Javier González es la primera vez que tendrá una hija (Kendra), por lo que manifestó sentirse “muy orgulloso y feliz con su criatura, quien ahora pasará a formar parte de la unidad familiar”.

“Ser padre es una gran bendición. Mi experiencia de ser padre ha sido bonita. Ya con este son tres hijos que tendría (dos niños y una niña) y me siento feliz”, indicó desde el Hospital Bertha Calderón.

De igual forma, Erick Francisco Cardoza, ha sido testigo de la venida al mundo de su cuarta niña (Nahomi), quien nació muy saludable la mañana de este lunes, pesando 8 libras.

“Presencié el parto cuando estaba con mi esposa, y al momento me sentí un poco nervioso, pero también me daba curiosidad ver de cómo nacía mi niña y fue una gran experiencia para mí”, expuso.

Refirió que al ver este parto, ha cambiado su opinión en relación al esfuerzo que hacen las mujeres para al dar vida. A su criterio, este es un arduo trabajo, “de mucho dolor”, pero a la vez de mucho amor.

“Como padre me siento alegre, porque ella (su esposa) me dio esta criatura como regalo del padre, esta linda niña. Ahora quiero darle lo mejor, tanto como afecto, la mejor educación, y el amor”, aseguró.

Cardoza expresó que es muy importante que todos los padres se hagan cargo de sus hijos, “porque la verdad es que, solo al presenciar estos partos, uno se da cuenta la bendición que está recibiendo de Dios”.

“Que le echen adelante, porque realmente dejar a una mujer embarazada y dejarla así es no es de un hombre, hay que tener la valentía de salir adelante con su esposa y darles bastante afecto y amor a los hijos”, señaló.

El caso de José Manuel Torres, a quien también encontramos en la sala de maternidad de este hospital, también es loable. El joven padre explicó que lo único que espera un padre y una madre al momento del parto es que el niño o niña hayan nacido saludables.

“Me siento súper alegre tener una hija. Es lo más maravilloso que me pudo haber pasado, me siento muy orgulloso. Mi hija nació sana, que es lo que yo esperaba”, expuso.

El orgulloso padre también aconsejo a los demás procreadores que cuiden a sus hijos, les enseñen el buen camino de la vida, y “que den la cara por ellos”, además que siempre los acompañen en los buenos y malos momentos.