El lunes se abrió el telón de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada. Y ganaron sin problemas el serbio Novak Djokovic, máximo cabeza de serie, al derrotar al kazajo Andrey Golubev por 6-0, 6-1 y 6-4, y el escocés Andy Murray, primer británico campeón tras 77 años, quien superó por 6-1, 6-4 y 7-5 al belga David Goffin. En tanto,debuta el argentino Leonardo Mayer y perdió Carlos Berlocq, mientras que cayó el colombiano Alejandro González.

En la jornada inaugural de 2014, Djokovic, campeón en el césped de La Catedral en 2011 y finalista en 2013, logró una clara victoria sobre un rival de cuidado como Golubev, al que empezó arrasando en la cancha central del All England Club.

El serbio empezó muy firme con su genial devolución y con disparos y movimientos tan veloces y precisos que no le dieron respiro a su rival (55º), el mismo que en abril dio un golpe en la Copa Davis al vencer a Stanislas Wawrinka (3º), en Suiza.

El serbio, ganador de tres títulos en el año (Indian Wells, Miami y Roma), volvió a la actividad tras la final en Roland Garros y busca su séptima corona de Grand Slam.

El vencedor se impuso en una hora y 28 minutos, tras llevarse el 80% de los puntos con el primer servicio, contra sólo el 50% de Golubev. Además, Djokovic definió seis de las 15 chances de quiebre, mientras que no le otorgó ninguna ocasión a su adversario.

El ex Nº 1 del ranking ATP terminó con saldo positivo entre los tiros ganadores (34) y los errores no forzados (14), en tanto que el kazajo finalizó con siete abajo. Así, no hubo rubro en el que el serbio no sacara una clara y merecida ventaja.

Djokovic tendrá que enfrentar en la segunda ronda al checo Radek Stepanek (38º), ex Top 10 mundial, un jugador peligroso en superficies rápidas, pero que deberá rendir a pleno para tratar de darle pelea al serbio.

Murray, N°5 del mundo pero tercer favorito en La Catedral, llegó al certamen londinense con poca actividad en la hierba tras su rápido adiós en Queen's. Sólo un partido de exhibición en Hurlingham le dio ritmo.

Sin dudas, el escocés empezó arrasando al 105º del ranking, quien recién dio batalla y se afirmó a partir del segundo set. Invirtió dos horas y dos minutos para lograr su primer triunfo en esta edición del torneo en el que hizo historia hace un año, para el delirio de los fanáticos británicos en La Catedral.

Murray se llevó el 85% de los puntos disputados con el primer servicio, dominó desde la base, combinó oportunas subidas a la red y supo cerrar los dos últimos parciales en los momentos decisivos, con gran pulso.

El ganador definió cuatro de las ocho oportunidades de quiebre y casi no le dio opciones al belga, quien desperdició las dos que dispuso. Con marca de 28 tiros ganadores, contra 31 de Goffin, otra clave fue su marca de escasos 10 errores no forzados, mientras que su adversario cometió 28.

Murray, cabe destacar, afronta su defensa de Wimbledon de la mano de Amelie Mauresmo, extenista francesa y que el año pasado llevó a Marion Bartoli a la corona. Presión tendrá, pero menos que en 2013 por ya haber ganado en Londres.

Esta victoria fue la Nº 450 en la carrera de Murray, quien jugará en la segunda ronda con el esloveno Blaz Rola (92°), quien superó en tres sets al español Pablo Andújar (80°).

En tanto, el español David Ferrer, séptimo preclasificado, le ganó a su compatriota Pablo Carreño Busta por 6-0, 76-7 (3), 6-1 y 6-1. Lo mejor del finalista de Roland Garros 2013 en el césped de Londres fue haber arribado a cuartos de final en las dos ediciones anteriores.

Por su parte, Tomas Berdych, sexto preclasificado, batió al rumano Victor Hanescu (104°) en cuatro sets, mientras que Grigor Dimitrov, undécimo cabeza de serie, le ganó al estadounidense Ryan Harrison (141°). También juega Jo-Wilfried Tsonga (14°).