A bordo del avión siniestrado viajaban ocho rusos, que eran los representantes del fabricante Sujói, y varios indonesios, tanto los representantes de aerolíneas locales como algunos periodistas, informó la agencia Antara.

El aparato, un Superjet 100 (SSJ-100), se estrelló en una zona de difícil acceso del volcán Salak, que se alza 2.211 metros de altitud sobre el nivel del mar y se ubica cerca de la ciudad de Bogor, situada a unos 60 kilómetros al sur de Yakarta.

La aeronave desapareció ayer de los radares cuando sobrevolaba el volcán Salak a unos 6.200 pies de altura (1.891 metros), después de que el piloto solicitase permiso para descender de los 10.000 a los 6.000 pies. Se trataba del segundo vuelo del SSSJ-100 en Indonesia y formaba parte de la gira que Sujói llevaba a cabo por Asia para promocionar este nuevo modelo, que comenzó en Kazajistán y que tenía previsto finalizar en Vietnam el 14 de mayo.