Desde las seis de la mañana, los jóvenes agricultores de las comunidades rurales del municipio de El Crucero (Managua) salen de sus viviendas para dirigirse a recibir sus clases sabatinas en las Escuelas de Campo, un esfuerzo educativo del Gobierno Sandinista y sus diversas instituciones.

En las aulas del colegio Monte Fresco, comunidad ubicada en el sector del kilómetro 16 de carretera a El Crucero, 12 jóvenes de diversas localidades rurales y dedicados a la producción de granos básicos, hortalizas y café, están recibiendo sus capacitaciones de cara a convertirse en Técnicos de Campo.

Las clases inician desde las 8 de la mañana y concluyen a la una de la tarde, periodo en el que estos muchachos y muchachas reciben y comparte conocimientos con los profesores, en este caso técnicos especialistas de instituciones que componen el Sistema Nacional de Producción.

El técnico especialista del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), Carlos Palacios, estaba impartiendo la materia de “granos básicos” con el objetivo de enseñarles sobre los nuevos procesos que permiten mejorar los rendimientos productivos en menores áreas.

“Ellos son los que van a llevar el mensaje, la comunicación al resto de productores para fortalecer el sector agropecuario y mejorar la producción. La mayoría son agricultores, son hijos de agricultores, cultivan de una hasta tres manzanas, siembran frijol, maíz, sorgo y hortaliza se siembra bastante”, dijo Palacios.

En este modulo educativo se habló de los efectos y consecuencias de los periodos secos, las estrategias y nuevas tecnologías que pueden ser utilizadas para aminorar los efectos de la falta de lluvias.

“Con las nuevas tecnologías y las recomendaciones técnicas que los productores están utilizando, están mejorando el manejo del cultivo. Estamos capacitándolos para que sean Técnicos de Campo en el sector agropecuario y van a atender a los productores vecinos, con el objetivo de reducir la brecha de educación y mejorar los rendimientos productivos de este país”, indicó Palacios.

Jorge Luis Hernández, de la comunidad El Cañón en el municipio de El Crucero, afirmó que los conocimientos empíricos que ha recibido de su padre en 17 años, ahora los está profesionalizando en este curso técnico, lo que le ayudará a mejorar sus técnicas de producción.

“Lo que los maestros nos están enseñando nos viene a beneficiar para ponerlos en práctica en nuestras labores agrícolas en el campo y ante este fenómeno del Niño que nos está afectando, estamos tomando medidas para que el impacto sea menor”, dijo Hernández, quien ya sabe cómo ahorrar agua y luego utilizar los sistemas de riego.

Daniela Alemán, pequeña agricultora de Monte Fresco, manifestó que las escuelas de campo, están “cultivando más nuestros conocimientos, estamos utilizando técnicas que no utilizábamos antes, en mi caso yo no utilizaba los abonos orgánicos, ahora sí los estoy utilizando y también aplicó la técnica de ahorro de agua, cómo almacenar agua en medio de la sequía, cómo nutrir el suelo y para mí ha sido satisfactorio”.

Las Escuelas de Campo son una gran oportunidad para ampliar los conocimientos y ponerlos en práctica en sus labores agrícolas que realizan diariamente. Para los jóvenes es una herramienta fundamental para mejorar sus niveles de vida en el campo y en las comunidades rurales.