Al menos siete personas han muerto y otras cuatro siguen desaparecidas a causa de las fuertes lluvias que han afectado durante toda la semana a las provincias chinas de Jiangxi (este) y Hunan (centro), informó la Oficina de Asuntos Civiles de Jiangxi.

Más de 2,8 millones de personas se han visto afectadas, 123 mil fueron evacuadas y 789 mil afectadas por el desastre. En Hunan se vieron afectadas 2,1 millones de personas y 171 mil fueron evacuadas.

Según los últimos datos del Ministerio de Asuntos Civiles, fueron enviados equipos de emergencia a las zonas más afectadas, las lluvias torrenciales y las posteriores inundaciones han afectado a casi 3 millones de ciudadanos.

Las pérdidas económicas en las dos provincias ascienden a 2.100 millones de yuanes (unos 340 millones de dólares, 250 millones de euros).

Las autoridades han enviado a la zona suministros para los afectados, como tiendas de campaña o mantas.

Desastres naturales como tifones, inundaciones y corrimientos de tierra son frecuentes en la mitad sur de China durante los meses de verano, donde cada temporada hay cientos de fallecidos por estas causas.

El temporal afecta a setenta y cinco localidades de la provincia, entre ellas zonas turísticas como el histórico pueblo de Fenghuang,al este del país.