La Organización de Naciones Unidas para Eduación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por su sigla en Inglés), sumó al pueblo palestino de Battir, en Cisjordania, a su lista de sitios que son Patrimonio de la Humanidad y la de los que considera Patrimonio de la Humanidad en Peligro.

El anuncio fue hecho oficial el viernes, tras una nominación de urgencia presentada por representantes palestinos.

La decisión busca impedir que Israel construya un muro que podría separar a los habitantes del lugar de sus tierras de cultivo. Battir se encuentra pocos kilómetros al suroeste de Jerusalén.

Aunque el comunicado de la Unesco no menciona a Israel, dice que "el paisaje (del lugar) se ha vuelto vulnerable por el impacto de transformaciones socioculturales y geopolíticas que pueden llevar a un daño irreversible de su autenticidad e integridad".

La jequesa de Qatar, Al Mayasa bint Hamad Al Thani, indicó que la votación se produjo en el marco de un procedimiento de urgencia durante una reunión de la Unesco en Doha, capital de Qatar.

Los palestinos consiguieron esta gran victoria política, aislando, a la vez, al régimen de Israel en el seno de los 21 miembros del comité del Patrimonio Mundial, cuando 11 embajadores votaron a favor, mientras que la propuesta necesitaba solo de 10 para conseguir la mayoría.

El embajador palestino Elias Sanbar se dirigió a quienes votaron a favor de la propuesta diciendo que "más allá de la inscripción de Battir, habéis tomado una decisión valiente contra la exclusión y la dominación".