Las nuevas tareas y desafíos que vive hoy el pueblo nicaragüense, ahora sin guerra, se dirigen a construir un nuevo país, por medio de una gran alianza, un gran consenso entre todos los sectores, para que Nicaragua salga adelante, destacó este viernes en el programa En Vivo del Canal 4, el magistrado Rafael Solís.

El magistrado Solís, quien fue miembro del Estado Mayor del Frente Interno (Managua) del Frente Sandinista de Liberación Nacional durante la lucha insurreccional contra el régimen somocista, hizo un esbozo de la historia de la lucha sandinista contra la dictadura y agregó que los jóvenes están jugando el papel de seguir adelante con el empuje de la juventud, de las mujeres y el ejemplo de nuestros héroes y mártires.

Solís añadió “este gobierno está haciendo las cosas correctamente en el área social y económica, lo que es parte del compromiso que se asumió en 1979, nos permitió estar luchando en esos 16 años de intermedio, pero ahora estamos viviendo un nuevo consenso, se ha avanzado mucho en estas reformas constitucionales”.

Recordó que hace pocos días el presidente Daniel Ortega se reunió con la Cámara Americana de Comercio (AMCHAM) con la intención de lograr respaldo alrededor de los problemas de la producción, frijoles o exportaciones necesarias con el país.

El magistrado Solís destacó el clima de respeto a los derechos políticos y civiles existentes en el contexto de una democracia participativa y representantiva, en una segunda etapa de la revolución y con más libertad para todos los sectores y con más dinamismo económico y social, lo que ha permitido el consenso nacional.

El compañero Solís al hacer memoria de lo que fue el repliegue táctico hacia Masaya dijo que cuando se decidió replegarse hacia Masaya, la medida obedeció “a la necesidad de reagrupar las fuerzas, evitar una nueva ofensiva de la guardia que ya nos tenía rodeados y porque había problemas de suministros”.

Destacó que el Frente Interno no solo debió tomar la responsabilidad de retirarse hacia Masaya, sino que tenía que proteger a los heridos y a la población civil que cada día se sumaba más y más.

Sorpresa para la guardia somocista

“Cuando comenzamos a salir (de Managua) en la noche, la guardia fue tomada por sorpresa, fue una operación difícil pues había que sacar a miles de personas de todos los barrios y aparte de proteger a la fuerza que teníamos”, manifestó el compañero Solís.

El magistrado agregó “no podíamos dejar a la gente que nos apoyó porque los hubieran masacrado, los pocos que quedaron, que los identificaron después en la operación limpieza que hizo la guardia, fueron asesinados, fue una responsabilidad nuestra llevárnoslo a Masaya, que nos dio la acogida”.

Amaru Ramírez, hijo del fallecido comandante guerrillero William Ramírez, afirmó que su padre le explicó lo que significó la lucha del pueblo nicaragüense para liberarse de la dictadura de los Somoza y cómo una operación de tres días para contener a la guardia somocista y evitar que reabasteciera a sus tropas en los distintos frentes de lucha en el país, se convirtió en tres semanas de lucha en Managua.

Tareas de los jóvenes

Recordó que el comandante William Ramírez en una reunión realizada en los días previos a la insurrección final les habló del compromiso de los jóvenes y recordó palabras del comandante Fidel Castro que señaló que “revolución es el sentido del momento histórico”.

Amaru agregó que a la generación de 1979 le tocó integrarse a la lucha contra Somoza y después la preparación de la población, crear el nuevo ejército, la policía, cambiar todo el sistema, tareas que después fueron transmitidas a la siguiente generación y que siguen vigentes en el pensamiento de Sandino y de los héroes y mártires.

El compañero Ramírez destacó que a la juventud ahora le toca asumir otras tareas en la educación del pueblo, en mantener el recuerdo y principios de los héroes y mártires en estos tiempos que son encabezados por el comandante Daniel y la compañera Rosario.

Por su lado Milton Ruiz, de la Juventud Sandinista, añadió “tenemos la responsabilidad de estudiar la historia que les tocó vivir en esos momentos (1979), los pasos fundamentales que se dieron para la liberación de Nicaragua y luchar contra la pobreza, contra el analfabetismo para alcanzar nuevas victorias al lado de este gobierno”.

Ruiz dijo que “hablar del repliegue a 35 años, es para nosotros hablar de nuevas tareas, sobre todo mayores compromisos que la juventud nicaragüense debe asumir con el pueblo para mantener ese legado vigente”.