Una muchacha británica de 18 años y un hombre de 39 fueron condenados a 12 y 9 meses de cárcel respectivamente por haber atacado con bacón la mezquita central de Edimburgo (Escocia, norte).

Los acusados ataron lonchas de bacón a los pomos de la puerta y lanzaron otros pedazos dentro del templo el 31 de enero de 2013.
Una tercera persona había sido condenada en septiembre a 10 meses de cárcel por el mismo delito.

"La comunidad musulmana es una parte valorada e integral de la sociedad escocesa y no hay lugar para tales ataques en la Escocia moderna", dijo John Logue, fiscal del tribunal de Edimburgo que juzgó el caso.