La semilla criolla está dentro de la agenda política del Gobierno de Nicaragua (liderado por el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo), destacó el representante de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), Fernando Soto.

En el contexto del ‘Encuentro Nacional sobre el uso de semillas mejoradas y rescate de semillas criollas y acriolladas’ organizado en Managua por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), Soto sostuvo que la FAO está muy interesada en seguir apoyando esta iniciativa.

“La semilla criolla es aquella que los productores seleccionan en cada una de sus parcelas y fincas, las que ellos consideran que tienen las mejores características de adaptación a cada zona”, explicó.

En este sentido, el representante de la FAO en Nicaragua expuso que la semilla criolla y acriollada es de suma importancia para la soberanía y seguridad alimentaria de las familias, quienes han hecho un esfuerzo por adaptarlas a las condiciones de cambio climático con conocimientos técnicos y ancestrales.

Productores duplican cosechas

La experiencia de Gabino Cantillano, productor de Siuna, ha sido destacada durante este encuentro. Siendo capacitado por el INTA, ha logrado sembrar maíz amarillo, rosa y olotillo, además de frijol chile claro, chile retinto, H-46 y arroz nativo, carolina y fortuna.

“Estamos haciendo todo lo posible para rescatar nuestras semillas criollas y acriolladas, las cuales son nuestra fuente de ingreso”, señaló el pequeño productor, quien además enfatizó que gracias a este programa agrícola que impulsa el Gobierno del Presidente Daniel Ortega ha logrado duplicar su producción.

La compañera María José Corea, Directora del INTA, puntualizó que esta institución está promoviendo aproximadamente unas 120 variedades de semillas criollas, acriolladas y mejoradas, en cuyo programa están participando, en una primera fase, unos 60 productores de las distintas zonas del país.

Semillas resistentes a la sequía

Corea enfatizó que justamente en estos momentos en que se ha dado una ausencia de lluvias en el país, los productores y productoras están apostando a trabajar con este tipo de semillas, mismas que son por naturaleza resistentes y tolerantes a la sequía.

“Los productores seleccionan las semillas que tengan iguales características físicas: que sean del mismo tamaño, que tengan el mismo color y que sean semillas un poco más grande”, expuso.

La Directora del INTA indicó que en coordinación con la FAO, se están promoviendo Bancos Comunitarios de Semillas. A nivel nacional existen al menos unos 120 bancos, los cuales abastecen de semillas mejoradas a los productores integrados a este programa agrícola.