El papa Francisco dejó clara hoy su oposición a cualquier forma de legalización de las denominadas drogas blandas como la marihuana, un asunto de especial relevancia en América Latina.

"Quiero decir con mucha claridad: la droga no se vence con la droga. La droga es un mal y ante el mal no se puede ceder" ni llegar a compromisos, dijo el sumo pontífice argentino al término de una audiencia con personalidades del mundo de la lucha contra las drogas, señaló DPA.

"Los intentos, aunque sean limitados, de legalizar las denominadas drogas recreativas no son sólo muy cuestionables desde el punto de vista legal, sino que tampoco consiguen los efectos deseados", subrayó el pontífice.

Criticó además el tratamiento de drogadictos con medicación psiquiátrica. "Pensar que se puede reducir el daño consintiendo el uso de psicofármacos a aquellas personas que siguen usando droga no resuelve el problema", agregó.