Un policía de Baltimore fue acusado de cortar la garganta a un perro que ya había sido controlado, después de que se denunciara que el animal había mordido a una mujer. El perro murió poco después a causa de la lesión. Aunque en un principio se creyó que se trataba de un perro callejero, más tarde se determinó que se había escapado de una vivienda, indicó la policía en una conferencia de prensa ofrecida el miércoles.

El presunto ataque ocurrió el sábado, cuando la policía acudió a la llamada de una mujer que dijo haber sido mordida por un perro. Los agentes controlaron al animal con un palo y entonces un oficial degolló al animal con un cuchillo, explicó el comisionado adjunto Dean Palmere.

El detective Jeremy Silbert identificó al policía como Jeffrey Bolger en declaraciones realizadas la noche del miércoles.
Silbert explicó que Bolger ha sido acusado de crueldad contra los animales. En un primer momento no se sabía si el agente contaba con un abogado.