Hoy 19 de junio, tuvimos la oportunidad de probar parte de la línea de audio que Sony tiene preparada para 2014. En especial pasamos tiempo con el home theater BDV N9200, un equipo Blu-ray con audio de alta resolución con una potencia de salida de 1000w totales que produce un sonido de muy buena calidad.

En la demostración se puso especial énfasis en la capacidad del equipo de reproducir audio de alta fidelidad en formato FLAC y se nos permitió escuchar una comparación entre un par de canciones, cada una de ellas en MP3 convencional (de 128 kbps) así como su contraparte en FLAC (con variantes de alrededor de 5.2 Mbps). La diferencia entre ambos formatos es extremadamente notoria y se acentúa aún más en un aparato de alta definición como N9200.

Y a pesar de que los graves son mucho más definidos, el cambio es especialmente sobresaliente en los medios y agudos, pues en MP3 se puede escuchar el típico siseo de este formato, defecto que está completamente ausente en FLAC.

FLAC es un códec de compresión digital sin pérdidas que podría decirse, es lo más cercano a un disco en vinil en cuanto a calidad de audio. Una de las principales ventajas de este formato, es que a diferencia con su contraparte análoga, no pierde calidad cada vez que se reproduce, pues no hay desgaste físico involucrado en el proceso. A esto se suman las obvias ventajas que representa el formato digital en sí, como poder guardar audio en un disco duro o un USB.

Desafortunadamente, el equipo cuenta con ecualizadores predeterminados y no incluye la opción de ajustar bandas individuales lo que en ocasiones resulta en graves muy dominantes. Esto es una pena, pues restringe el rango de personalización que a algunos nos gusta en nuestros sistemas de sonido.

Las ecualizaciones y efectos de audio del sistema son predeterminados y podrás disfrutar de varios de ellos, como modo arena que emula una sala de conciertos, o modo football, que permite bajar el volumen de la voz del narrador e incluso, eliminarla, y, al mismo tiempo intensifica el sonido ambiente, esto con el propósito de ofrecer una experiencia más realista al ver deportes.

N9200 tiene una salida nativa de 5.1 canales, con la capacidad de virtualizar el audio a 9.1 canales, esta opción quita claridad y solidez al audio, pero si logra generar el efecto de 2 bocinas adicionales. En lo personal prefiero un sonido más enfocado que la ilusión de parlantes extra, pero hay a quienes les gusta lo contrario. Las bocinas traseras son semi inalámbricas, lo que resulta muy conveniente, pues eliminan la necesidad de cables en medio del cuarto.

Con este equipo Sony intenta recrear la experiencia del cine en la sala de tu casa, y es por esto que añadió un detalle interesante. En la parte trasera de las bocinas delanteras se encuentran un par de focos dirigidos hacia la pared que cambian de tonalidad según el color dominante que se proyecta en la pantalla. Esto con el propósito de emular el reflejo de la proyección de cine en las paredes. El efecto es un pequeño detalle que sirve muy bien y ayuda a amplificar la inmersión de la experiencia.

En si N9200 promete mucho y no podemos esperar usarlo por más tiempo para escribir una reseña más profunda.

Otro de los equipos con los que pasamos tiempo fue con los audífonos MSDR-1R, en los cuales pudimos escuchar una pieza del álbum Three for all de Bucky Pizzarelli Trio, un álbum grabado con el método binaural, que es un procedimiento de grabación que usa dos micrófonos ubicados de tal forma que crean un sonido 3D que da la sensación al usuario de estar en el estudio.

El audio estaba grabado en MP3 y no sonaba muy natural, el sonido de las guitarras fue definido pero apagado, los graves no sonaban especialmente fuerte y en general no quedé impresionado con su desempeño en estas circunstancias. Desafortunadamente nos fue imposible escuchar el FLAC de esta canción por causas ajenas a Sony, pero en cuanto tengamos la oportunidad haremos una reseña mucho más detallada.