Proveniente del Himalaya, el Marango, conocido en todo el mundo como ‘El árbol milagroso’, vino hace una centuria a Nicaragua, sin embargo aún sigue siendo un poderoso cultivo, cuyas bondades altamente nutritivas, son desconocidas en el mayor de los casos por las familias y productores nicaragüenses.

En el contexto del I Encuentro Nacional de Marango, desarrollado en el Puerto Salvador Allende por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), se dieron cita expositores nicaragüenses (Tecnológico Nacional, UNA, INTA, UNAH), expertos en la siembra y procesamiento de este árbol prodigioso para la vida.

El compañero Josué Rocha, estudiante de la Universidad Nacional Agraria (UNA), detalló que el marango tiene altas cualidades nutricionales, conteniendo cada una de sus hojas 7 veces más de Vitamina C que los cítricos; 4 veces más de calcio que la leche y hasta 2 veces más de proteínas que el yogurt.

Purifica el agua y combate la diabetes

Rocha precisó que arribando los años veinte, el marango se introdujo a Nicaragua únicamente como un árbol ornamental, no conociendo que el mismo contenía los 20 aminoácidos esenciales; y pese a ser tan solo un vegetal, tiene un nivel de proteínas del 24% al 29% (contenido solo en carnes).

“La semilla puede utilizarla para combatir la diabetes. Se puede tomar como suplemento que ayuda a regular la diabetes; Además, con la semilla se puede purificar el agua hasta en un 99%”, expuso el especialista.

El Director de Investigaciones del INTA, Jairo Rojas, puntualizó que Nicaragua tiene aproximadamente 300 hectáreas de marango a nivel comercial, “destacando como un cultivo promisorio, un cultivo de vida”.

De cara al fortalecimiento del Plan Nacional de Desarrollo Humano y seguridad alimentaria, el desarrollo del cultivo ha sido planteado como una prioridad por el Gobierno de Nicaragua, liderado por el Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

Norlan Caldera, Docente de la UNA, explicó que una de las importantes cualidades de esta planta es que posee un alto grado de sobrevivencia (se puede cultivar en altas y bajas densidades, tanto para follaje como para semilla), por lo que en temporadas como las que está atravesando Nicaragua, en relación al fenómeno de El Niño, es una gran opción para los productores.

Poco aprovechado por los productores

Ana María Acuña, representante del INTA Pacífico Norte, León-Chinandega, expuso que pese a sus grandes cualidades y alta presencia en las fincas del país, el marango no es conocido por los productores y productoras.

“El marango sirve como una fuente proteica alternativa para la elaboración de alimentos para animales (concentrado para cerdos de engordes, plantas forrajeras, etc.); incluso, puede establecerse un banco de proteínas de alta densidad y aprovechar el forraje”, aseguró.

La experta destacó que en épocas secas, el árbol milagroso luce siempre ‘verdecito’, por lo que representa –a futuro- una alternativa para forraje de ganado; sin obviar sus significativas bondades para curar enfermedades al ser consumido como medicina natural.