Dunant fue un hombre de negocios suizo, filántropo y activista en favor de la causa humanitaria, cuya labor fue reconocida internacionalmente con el primer Premio Nobel de la Paz junto con Frédéric Passy en 1901, en tanto que el 17 de febrero de 1863 se considera la fecha de fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Dunant fue testigo durante un viaje en 1859, de las secuelas de la batalla de Solferino en Italia, donde quedaron tendidos en el terreno de batalla miles de heridos sin que nadie los atendiera, por lo que el mismo organizó en ese momento a los vecinos del sitio para socorrer a los heridos.

El impacto de esa batalla le llevó a escribir sus memorias y experiencias en el libro Un recuerdo de Solferino en el que reclamó la creación de un cuerpo de voluntarios para socorrer a los heridos de guerra, petición que sirvió más tarde para la fundación de la Cruz Roja Internacional.

En 1864, la Convención de Ginebra fue adoptada en base a algunas de los postulados humanitaristas de Dunant.

Más de 100 millones de voluntarios


Al respecto, el ingeniero Clemente Balmaceda, Presidente de la Cruz Roja de Nicaragua recordó que hoy hay un gran movimiento mundial de la Cruz Roja Internacional y de la Media Luna Roja, con más de 100 millones de voluntarios y con la distinción de tres premios Nobel de la Paz.

Recordó Balmaceda que en el mundo son más de 187 sociedades nacionales, entre ellas la Cruz Roja Nicaragüense, que fue fundada posteriormente al terremoto de Managua del año 1931, fecha en la cual fue recibida la ayuda internacional de las sociedades hermanas de la Cruz Roja de las repúblicas vecinas y de otros lugares del mundo que vinieron a apoyar el esfuerzo.

Destacó Balmaceda que en 78 años de fundada la Cruz Roja Nicaragüense, la institución ha trabajado en todas las emergencia que ha habido en el país, como el terremoto de 1972 que destruyó la ciudad de Managua y hizo colapsar el edificio de entidad humanitaria que quedaba frente al actual edificio del Ministerio del Trabajo.

Destacó que la Cruz Roja ha participado en huracanes, en el terremoto de Masaya y está  desarrollando un proyecto de salud en Masaya, así como dotando de 500 letrinas a pobladores de comunidades de la isla de Ometepe.

Al mismo  tiempo explicó que participan de un proyecto del cambio climático con apoyo de la Cruz Roja holandesa y desarrollan también otro proyecto con la Cruz Roja Italiana y son apoyados por las organizaciones homólogas de Italia Holanda y España, además del  Banco de Sangre con la colaboración de Luxemburgo.