La Copa Mundial de Fútbol de Brasil está resultando ser el evento global más accesible de la historia gracias a las redes sociales y a las transmisiones por Internet.

Según la consultora Ovum, con servicios disponibles de difusión y transmisión por diferentes medios, cerca de 5.900 millones diferentes tipos de pantallas –TVs, PCs, Tablets, Smartphones, etc- en todo el mundo

Así, según Ovum, las computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes están ofreciendo alternativas a la visión convencional de la TV, que representan el 57% de todas las pantallas.

Sin embargo, vale la pena recordar que los aficionados al fútbol suelen preferir ver los partidos en la pantalla más grande y de mayor resolución posible.

Por eso, se destaca la importancia que –todavía- tiene la radiodifusión tradicional -vía terrestre, cable, satélite o IPTV - para atraer a las audiencias más grandes y generando el máximo valor para los anunciantes.

Por supuesto, los dispositivos conectados están jugando un papel central en la evolución de los hábitos televisivos respecto a la TV. "Los dispositivos capaces de hacer streaming de video en directo y on demand -de los que hay ahora en el mercado cerca de 4700 millones- ofrecen oportunidades de visualización adicionales fuera de la experiencia tradicional que conocemos, del televisor en el living de la casa", resume Ted Hall, analista senior de Ovum.

"Con las opciones de Tabletas que proporcionan la comodidad y flexibilidad para consumir contenidos cuando y donde sea, los fans logran ver más del torneo que antes".

Problemas

La fiabilidad del streaming es, todavía, una preocupación, especialmente si se la compara con confiabilidad de las emisiones de TV tradicionales.

Un detalle fallido es la falta de aprovechamiento de este Mundial para –desde el punto de vista tecnológico- servir de plataforma de lanzamiento para el formato 4K de Ultra alta definición.

Aunque la FIFA y su socio tecnológico Sony ofrecieron proyecciones, lo cierto es que muy pocas personas podrán disfrutarlas ya que solo habrá proyecciones limitadas a algunos lugares públicos de Río de Janeiro.

"La tecnología 4K es lejos de estar lista para los hogares", finalizó el informe.