La muerte de los periodistas rusos en Ucrania es otro indicio de que es necesario cesar el fuego en el este del país y proceder a la paliación del conflicto, declaró hoy el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

“Consideramos que es otro indicio a favor de cesar inmediatamente el fuego y proceder a una distención de la situación y celebrar negociaciones en base a las propuestas presentadas en el comunicado de Ginebra del 17 de abril y la hoja de ruta de la OSCE”, declaró el canciller ruso tras sostener conversaciones con su homólogo azerbaiyano, Elmar Mamedyárov.

El periodista ruso Ígor Korneliuk murió la víspera tras resultar herido en un ataque con morteros en las inmediaciones de Lugansk, un baluarte de los independentistas del este de Ucrania. Más tarde, se confirmó además la muerte del técnico de vídeo Antón Voloshin, herido en el mismo ataque y considerado desaparecido.

El canciller ruso indicó además que una la ley marcial en el este de Ucrania no hará sino “dejar las manos libres a las autoridades ucranianas” que recurren a “la fuerza bruta para reprimir las protestas”.

“No creo que una ley marcial contribuya a una paliación (del conflicto)”, remarcó el canciller.

Las fuerzas de seguridad de Ucrania continúan desde mediados de abril una operación contra las milicias independentistas de las provincias de Donetsk y Lugansk. Moscú insiste en cesar esta “operación punitiva” que ha provocado centenares de muertos y heridos.

Mientras, el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, declaró que ordenará cesar el fuego en el este después de que las tropas ucranianas retomen el control en la frontera con Rusia.