El presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, está dispuesto a dialogar con representantes de las regiones orientales con el fin de normalizar la situación en la cuenca hullera de Donbás, declaró Irina Gueráschenko, flamante emisaria presidencial para el arreglo del conflicto en las provincias de Donetsk y Lugansk.

“El presidente no solo propone una descentralización sino que acepta también a negociar con personas que tengan autoridad en el este del país y que estén dispuestas a asumir la responsabilidad para estabilizar la situación”, dijo Gueráschenko a la televisión ucraniana Canal 5.

Según informa la agencia RIA Novosti, Poroshenko propondrá el alto el fuego solo a condición de que las milicias del este entreguen las armas.

Desde mediados de abril, Kiev realiza una operación especial contra las milicias de las provincias orientales de Donetsk y Lugansk, donde se proclamó la creación de sendas repúblicas independientes.

Moscú insta a detener sin dilaciones esa "operación punitiva" que ya provocó centenares de muertos y heridos.

Las hostilidades en el sureste ucraniano también causaron al menos 10.000 desplazados internos, según la ONU, y obligaron a miles de personas a buscar refugio en Rusia.