Moscú aumentó un 30%, hasta 610 millones de dólares, su ayuda oficial para el desarrollo internacional en 2013, informó el viceministro ruso de Finanzas, Serguéi Storchak.

El 58% de este importe correspondió a asistencia prestada de manera bilateral y el 42%, a la multilateral.

La mayor parte de los aportes multilaterales corresponde a las cuotas que paga Rusia a las organizaciones internacionales y que en 2013 se elevaron a 76 millones de dólares, de los que 70 millones se pagaron a diferentes instituciones de la ONU. Además, Moscú asignó unos 180 millones de dólares al Banco Mundial.

“Pese a que la adhesión de Rusia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) está suspendida, seguimos cooperando para contribuir al desarrollo internacional”, dijo Storchak.

En el marco de la ayuda bilateral, el país donante implementa programas, presta asistencia financiera y humanitaria y organiza programas de formación. En 2013 Rusia envió la mayor parte de su ayuda de este tipo a países de Europa del Este y Asia Central.

También asignó fondos para países de África, América Latina y el Caribe, Asia Oriental, Pacífico y Oriente Próximo.