La selección azteca que dirige el piojo Herrera logró plantarle cara al Brasil de Neymar con la participación destacada de su guardameta Guillermo Ochoa, que no permitió el ingreso de ninguno de los tiros al arco que realizó el conjunto carioca y de esa forma terminar el partido con marcador 0-0, siendo el segundo empate del Mundial 2014.

Seis tiros atajados es el cifra final al terminar el encuentro entre Brasil y México, trabajo que desempeñó muy bien Ochoa, para convertirse en el héroe del partido.

Este segundo encuentro entre ambos conjuntos fue de lucha constante durante los 90 minutos de juego, Brasil no pudo y México lo intentó con sus armas y fiel a su estilo y al final logró emparejar al anfitrión y amplio favorito para el título.

Al silbatazo del árbitro turco Cuneyt Cakir, indicando que terminaba la primera parte del encuentro, Brasil demostró mucho dominio del juego con 55% de posesión del balón, 73% de robos de la esférica, 8 tiros al arco, dos tiros de esquina, tres fuera de lugar, 6 faltas y una tarjeta amarilla.

Por el contrario, México solamente se posesionó del balón en un 45%, hizo 100% de robos de la bola, cuatro tiros al arco, un tiro de esquina y cometió diez faltas.

Brasil demostró varias caras en el encuentro, pero no pudo superar a la defensa mexicana y en los momentos que parecía que tomarían la ventaja con su primer gol se topaban con la actuación de Ochoa, México en tanto, a través de los disparos de larga distancia logró inquietar en varias ocasiones la meta brasileña.

Se puede resumir que el duelo fue disputado con el corazón por los 22 jugadores sobre la cancha, justo el empate por lo que han realizado ambas escuadras.

Durante la segunda mitad, Brasil se posicionó del balón en un 53%, desempeñó el 82% de robo de la bola, realizó 15 tiros al arco, cuatro tiros de esquina, cinco fuera de lugar y trece faltas.

México se posicionó del 47% de la esférica, 72% de robos de balón, 13 tiros al arco, 18 faltas y atajó seis tiros.

Ambos equipos salieron en búsqueda del arco rival con sus propias armas, Brasil confiaba en una gran actuación de Neymar con el acompañamiento de Fred y las llegadas por los costados principalmente de Marcelo, sin embargo México se plantó con personalidad y supo poner en aprietos a Brasil.

Brasil y México llegan a 4 puntos y marchan al frente del grupo. Brasil cerrará su participación en la primera ronda ante Camerún en el papel el rival más débil del grupo y México se enfrentará ante Croacia con quienes se jugará su clasificación a la siguiente fase.