Madres de Héroes y Mártires, Juventud Sandinista y familias del barrio Batahola Sur en el distrito II de Managua, conmemoraron con una eucaristía un aniversario más del tránsito a la inmortalidad de los jóvenes que cayeron durante una masacre efectuada por la genocida Guardia Nacional en ese sector de la capital, chavalos y chavalas que en aquel entonces llenos de valor y entrega defendieron la soberanía de Nicaragua con su sangre, una sangre que no fue en vano y que hoy miles la honran.

Martha Rosales, conocida en los años de guerrilla como “Hellen, la China” es una de las sobrevivientes de tan lamentable hecho, en su memoria aún permanecen los recuerdos de cómo las dos columnas de jóvenes guerrillero que pasaron por el barrio Batahola Sur fueron atacados por los militares, quienes dispararon en su contra cuando se dirigían al barrio San Judas.

“Recuerdo que éramos dos columnas de guerrilleros, solo una logró pasar y sobrevivir al ataque, ese día murieron muchos de nuestros amigos y jóvenes que se habían sumado a la causa, fue un gran esfuerzo y una gran tarea, la que aún continuamos a pesar de los años, en nuestros corazones arde esa sangre de nuestros hermanos y fue gracias a nuestra entrega que hoy vemos a la juventud viviendo en paz, disfrutando de la libertad, la educación y todos aquellos derechos que antes se nos fueron negados” destacó entre lágrimas Rosales.

De igual forma, las madres de héroes y mártires, con añoranza recuerdan a sus hijos, los que siendo jóvenes y niños aún tomaron las armas para defender su libertad y sus derechos, jóvenes que murieron con la esperanza de un futuro mejor para su país, sus familias, con la firme convicción de que Nicaragua alcanzaría un gobierno solidario como el que hoy es dirigido por el comandante Daniel Ortega.

“Satisfecha de ser testigo de uno de los mayores sueños de mi hijo, ver a Nicaragua libre, en la que los jóvenes pueden estudiar sin temor a ser reprimidos, una Nicaragua en la que los adultos mayores somos tomados en cuenta, hoy a más de treinta años de la pérdida de mi hijo sigo sintiéndome orgullosa de haberle dado a mi país a un guerrillero que no se opuso a la lucha en contra de la dictadura de los Somozas” destacó Clara Orozco.

“Fue gracias al sacrificio humano de nuestros hijos que hoy los adultos mayores y las madres de héroes y mártires tenemos el beneficio de contar con una pensión, con nuestro paquete de alimentos y con la felicidad de ver crecer en libertad a nuestros nietos, mis hijos soñaron con lo que hoy vivimos y es por eso que en cada sonrisa de nuestra niñez viven nuestros hijos caídos en la insurrección” expresó Juana Velásquez.

Juventud Sandinista, heredera de la causa revolucionaria

A 35 años de la Revolución Popular Sandinista, la juventud nicaragüense sigue los pasos de los jóvenes que cayeron por la defensa de Nicaragua, jóvenes que con arma en mano defendieron su libertad y la de las generaciones futuras, las que hoy luchan de la mano con el presidente Daniel Ortega en contra de la pobreza y el analfabetismo.

“Nosotros seguimos con el ejemplo de los jóvenes que con su lealtad y fuerza se enfrentaron a las garras de una dictadura para ver una patria libre y para que hoy nuestra niñez sea feliz, hoy nuestras armas son el conocimiento y el saber alcanzado a través de la restitución de derechos a la educación que promueve nuestro Gobierno Sandinista” manifestó Grethel Miranda.

“Ahora nosotros no entregamos la vida a como lo hicieron nuestros mártires, porque estamos viviendo tiempos de paz, una paz que ellos nos heredaron, sin embargo estamos cumpliendo con las tareas asignadas por la Revolución, cumpliendo con la restitución de derechos a través de la entrega de plan techo, paquetes alimenticios y llevando felicidad a nuestra niñez” concluyó Lens Pérez.