Mientras que la mayoría de los fabricantes de tecnología consideran que el automóvil inteligente y los vehículos de conducción autónoma son el futuro de la transportación humana, Samsung plantea una perspectiva diferente, al desarrollar un concepto de bicicleta inteligente que, según sus predicciones, será el medio más usado dentro de algunos años.

El proyecto apenas está en etapa de prototipo, pero propone interesantes innovaciones, si es que se ejecuta de manera adecuada. De inicio, la bicicleta estará potenciada por una computadora Arduino, para conectar todas las funciones y mecanismos al teléfono. Dicho vínculo no sólo servirá para llevar registro de la eficiencia al conducir, sino también para garantizar la seguridad del usuario. Por ejemplo, la pantalla del dispositivo móvil mostrará lo que sucede detrás del vehículo, de manera similar a un espejo retrovisor, pero con la ventaja de mostrar alertas si algo se acerca a demasiada velocidad sobre el mismo carril.

Samsung sostiene que lo más importante es asegurarse de que la persona que conduce la bicicleta tenga todas las facilidades para disfrutar de una experiencia de manejo muy placentera y, a la vez, tener la certeza de que el sistema se encarga de avisar en caso de que exista algún peligro en el entorno. Una característica más en este respecto es que un sistema de láseres dibujará en el suelo una trayectoria hacia adelante de la bicicleta, para que los conductores de autos u otros vehículos se percaten de la presencia del ciclista.

Por supuesto, la bicicleta inteligente de Samsung funcionará con las aplicaciones de la línea Galaxy S, como S Healt, para ayudar al acondicionamiento físico del dueño. Por último, el vehículo tendrá integración con redes sociales, para mostrar rutas favoritas de la gente o incluso ubicación en tiempo real.

Este concepto forma parte de las propuestas del instituto italiano Maestro Academy, que trabaja junto con Samsung para desarrollar ideas tecnológicas que a la vez sean eficientes y tengan un diseño estético. No hay una fecha probable de lanzamiento, sólo la promesa de que se busca llevar al mercado en próximos años.