El Gobierno de Nicaragua, a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), en conjunto con representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó la firma de un convenio en calidad de préstamo por el monto de 45 millones de dólares, los que permitirán fortalecer el Programa de Mejoramiento de la Productividad en Nicaragua.

A través de la implementación de este programa se apoyarán las reformas que el gobierno impulsa en bienestar de las mejoras a la regulación de la micro y macro prudencia, mejoras de la transparencia financiera y desarrollo de nuevos instrumentos, la eficiencia y el funcionamiento de la Banca Pública de Desarrollo.

“Este préstamo es parte de los recursos del BID los que son de libre disponibilidad para fortalecer la capacidad de gestión pública, así como el fortalecimiento de la capacidad de financiamiento presupuestario, fortificando el gasto en salud, educación y el funcionamiento del país. Además nos permite tener el presupuesto suficiente en el gasto corriente y de capital en diferentes programas de políticas públicas” señaló Iván Acosta, titular de MHCP.

El préstamo es posible gracias a la estabilidad económica de nuestro país, tomando en cuenta que para ello fueron identificadas las áreas importantes que deben ser mejoradas y que tienen mayor impacto en la economía del país.

“Esta operación de préstamo nos permite y nos compromete a tener una disciplina fiscal, manteniendo la estabilidad económica como un objetivo, es decir que el préstamos es posible luego que el directorio del BID evaluó el funcionamiento del gobierno, mostrando que estamos cumpliendo con las metas macro económicas, fiscales y la garantía del sistema financiero. El préstamo es un indicador de las finanzas públicas y del buen desempeño del Gobierno de Nicaragua en temas de productividad y efectividad”, añadió Acosta.

Por su parte, Carlos Melo, representante del BID en Nicaragua, destacó que a lo largo de los años han venido trabajando de la mano con el gobierno de Nicaragua en el fortalecimiento de la simplificación de trámites, marco regulatorio en el sector financiero a fin de generar mayor transparencia y acceso al crédito de los sectores productivos del país.

“Es para nosotros una gran satisfacción poder estar suscribiendo este contrato que es la continuación de un proceso de políticas públicas en la consolidación de un clima favorable para el desarrollo y las mejoras en la competitividad y productividad del país”, expresó.

“La competitividad de un país va a ser el resultado de la competitividad de sus empresas y apoyando las políticas públicas de Nicaragua se ha logrado tener un impacto en lo que es la competitividad de la producción y en general de toda la economía nicaragüense. Nicaragua tiene un fuerte impacto en la región que para nosotros es satisfactorio y el proceso que se vive de crecimiento macroeconómico estable es muy positivo y demuestra una gran atracción de inversiones”, concluyó Melo.