Los resultados de diversas pruebas técnicas realizadas por la UIT, ponen de manifiesto que los fabricantes de teléfonos deben mejorar la compatibilidad de sus productos con los sistemas manos libres de los automóviles. Se ha descubierto que una mayoría abrumadora de los teléfonos probados muestran deficiencias de la calidad de audio en las conversaciones manos libres, un problema que, según los fabricantes de automóviles, se podría resolver con una mayor cooperación con las empresas fabricantes de teléfonos.

Llamamiento
Las grandes del mundo de los autos, Mercedes o Toyota, así como Bosh, proveedor de terminales manos libres, buscan resolver ese problema y han publicado un llamamiento a los fabricantes de teléfonos móviles para que realicen pruebas normalizadas del comportamiento de sus productos en los sistemas manos libres y participen en los trabajos de normalización de la Comisión de Estudio 12 del UIT-T, que realiza pruebas de compatibilidad.

En esta serie de pruebas se analizó el comportamiento de una muestra representativa de teléfonos móviles disponibles actualmente y capaces de conectarse a sistemas manos libres. Entre los teléfonos probados, aproximadamente 30% pasaron las pruebas, pero el 70% restante produjo una degradación de la calidad observable por conductores e interlocutores.

Defectos
Se observaron graves defectos en los teléfonos de peor calidad, algunos llegaron a triplicar la disminución de la calidad de voz, y otros hasta no reconocieron que estaban conectados al sistema manos libres de un vehículo.

Esa baja calidad ha provocado quejas de clientes a los fabricantes de automóviles, y los expertos dicen que podrían poner en peligro la seguridad, ya que incitarían a los conductores a llevar el teléfono en la mano.

Problema generalizado
Según Christoph Montag, de Bosch, "se trata de un problema general y no hemos progresado mucho durante el último decenio. Debemos tomar medidas para empezar a mejorar. Del mismo modo que los teléfonos deben respetar normas para funcionar en la red, deben cumplir las normas para funcionar con sistemas manos libres".

Fridjof Goebel, de Daimler AG, dice que "los resultados de estas pruebas son esclarecedores y deben incitarnos a colaborar para crear más productos compatibles y ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes. Es una auténtica oportunidad para nuestro sector y somos plenamente partidarios de una colaboración que garantice la satisfacción del cliente".

Los fabricantes de automóviles afirman que sus exigencias no son muy complejas y sólo piden que los teléfonos desactiven ciertas funcionalidades de tratamiento de señales cuando se conectan al sistema manos libres de un vehículo. Las grandes diferencias de comportamiento de los teléfonos cuando se conectan con sistemas manos libres han obligado a los fabricantes de automóviles a dedicar mucho tiempo y dinero a probar teléfonos móviles, pero los resultados de esas pruebas sólo son válidos hasta que se comercializan nuevos software para los teléfonos móviles de la siguiente generación.