Tony Gwynn, quien conectara 3,141 hits durante su carrera de 20 temporadas con los Padres de San Diego y que lo llevó al Salón de la Fama, ha fallecido, según se anunció el lunes.

El zurdo Gwynn tuvo promedio de por vida de .338, gano ocho cetros de bateo en la Liga Nacional y jugó en las únicas dos apariciones de la franquicia en la Serie Mundial.

Gwynn fue electo al Salón de la Fama del Béisbol en el 2007. Ese año era su primero de elegibilidad y recibió el favor del 97.6% de los votos elegibles. Acompañó en la ceremonia de exaltación al otro electo ese año, Cal Ripken Jr.

Tanto Gwynn como Ripken jugaron béisbol invernal en los inicios de su carrera en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico. El primero lo hizo para los desaparecidos Vaqueros de Bayamón y el segundo para los Criollos de Caguas.

Gwynn también ganó en el 1999 el premio Roberto Clemente que entregan anualmente las Grandes Ligas al pelotero que mejor labor comunitaria y humanitaria realiza durante un año, siguiendo el ejemplo del Cometa de Carolina.

Había firmado una extensión de contrato para ser coach del equipo de San Diego State el pasado 11 de junio. Había estado en ausencia médica desde finales de marzo mientras se recuperaba de su tratamiento de cáncer. Se hizo cargo del programa de béisbol de su alma mater luego de la temporada 2002.