Sin espinilleras y con una protección en la rodilla, Cristiano Ronaldo realizó el domingo un entrenamiento de inspección en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador, donde mañana Portugal se mide a Alemania, en la apertura del grupo G.

Mientras el resto de los futbolistas portugueses están equipados con medias altas azules con espinilleras, Ronaldo portó unos calcetines cortos con la protección en su rodilla izquierda a la vista.

El delantero del Real Madrid, de 29 años, se recupera de una tendinitis que arrastra desde el final de temporada.

Aunque no llegue a estar al ciento por ciento, su alineación mañana es casi segura.