El Senado ruso considera inadmisibles las palabras insultantes del ministro interino de Exteriores de Ucrania, Andréi Deschitsa, contra el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

“El ministro de Exteriores de Ucrania utilizó palabrotas al hablar de los dirigentes de Rusia lo que es inadmisible para el titular de la Cancillería”, declaró a esta agencia el presidente de la comisión para supervisión de la situación en Ucrania del Senado, Vladímir Dzhabarov.

Dzhabarov opinó también que Moscú debe sacar conclusiones después de que EEUU, Francia y el Reino Unido bloquearan el proyecto de declaración que propuso la delegación rusa en el Consejo de Seguridad de la ONU para condenar el ataque contra la Embajada de Rusia en Kiev.

Previamente, el presidente de la Comisión para Asuntos Internacionales del Senado, Alexéi Pushkov, escribió en su cuenta de Twitter que el presidente de Ucrania debe destituir a Deschitsa.

Mientras, el propio Deschitsa declaró que sus insultos permitieron evitar una mayor violencia contra la Embajada de Rusia.

“Mi mensaje consistió en llamar a expresar su descontento de forma pacífica”, dijo a la radio rusa Eco de Moscú.

El ministro insultó a Putin el sábado al reunirse con los manifestantes que se congregaron frente a la Embajada rusa de Kiev.

Más tarde, los activistas comenzaron a lanzar piedras y artefactos explosivos contra el edificio y arrancaron la bandera rusa del asta. También dibujaron la cruz gamada en la valla y volcaron los coches que estaban aparcados delante de la Embajada. Exteriores ruso condenó la agresión.