El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, expresó su inquietud por la agresión a la misión diplomática rusa en Kiev en conversaciones telefónicas con sus homólogos alemán y francés, Frank-Walter Steinmeier y Laurent Fabius, informó la cancillería.

Al hablar con Steinmeier, “Lavrov manifestó su preocupación por el ataque a la Embajada de Rusia en Kiev y la reacción de los socios occidentales que se negaron a condenar este acto de vandalismo en el Consejo de Seguridad de la ONU”, dice el comunicado.

El ministro subrayó también su indignación por la falta de reacción de las autoridades de Kiev que hizo posible la agresión en una conversación con Fabius.

Mientras, la policía de Kiev indicó que abrió una causa penal por gamberrismo y detuvo a tres sospechosos.

El sábado los manifestantes que se reunieron frente a la misión diplomática comenzaron a lanzar piedras y artefactos explosivos contra el edificio y arrancaron la bandera rusa del asta. También dibujaron la cruz gamada en la valla y volcaron los coches que estaban aparcados delante de la Embajada.

El Ministerio de Exteriores de Rusia expresó su indignación por los actos provocativos y exigió que Ucrania tome todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los diplomáticos rusos en Kiev. Indicó que considera una infracción flagrante de los compromisos internacionales de Kiev el hecho de que las autoridades ucranianas no intervinieran para proteger la Embajada rusa.

Previamente, los países occidentales bloquearon en el Consejo de Seguridad de la OTAN una declaración rusa que condenaba la agresión.