En cosa de dos minutos pasados 64’ de juego, Costa de Marfil logró revertir el marcador y tomar la delantera frente a un Japón que se mostró potente y con una buena defensiva en su primer partido del Mundial 2014.

Costa de Marfil ingresó al terreno de juego en la Arena Pernambuco en Recife, con mucha seguridad y dominio de la bola, tomando durante el primer tiempo el 61 por ciento de posesión de la esférica, con cinco oportunidades de gol, seis tiros desviados, tres tiros de esquina, seis faltas cometidas, nueve centros y un fuera de lugar, pero sin la mínima posibilidad de anotar el primer gol de la noche.

Mientras Japón, con solo 39% de dominio del balón logró su primer gol en el minuto 16 tras el zurdazo dentro del área al ángulo superior izquierdo propinado por Keisuke Honda y asistido por Yuto Nagatomo, con tan solo cuatro tiros a gol, cuatro tiros de esquina y tres centros.

Luego de esa anotación Japón siguió liderando el partido, aunque Costa de Marfil dominaba el balón y el terreno de juego con mayores oportunidades de llegar al arco.

El primer tiempo culminó a favor de Japón con un gol sobre Costa de Marfil, muy a pesar de del zurdazo desde muy lejos por la izquierda dirigido al arco y protagonizado por Arthur Boka, el remate rechazado de Salomon Kalou (Côte d'Ivoire), disparo desviadao de Wilfried Bony, que con la derecha desde el centro del área que se le fue demasiado alto, otro remate rechazado de Gervinho y un fuera de lugar de Arthur Boka que intentó un pase en profundidad pero Wilfried Bony estaba en posición adelantada.

En el segundo tiempo Japón mostró dominio tras disparo que salió desviado de Hotaru Yamaguchi y otro desviado de Makoto Hasebe.

Sin embargo en el minuto 64’Costa de Marfil empató a Japón con gol de Wilfried Bony luego de un disparo de cabeza desde el centro del área, disparo rastrero junto al palo izquierdo con asistencia de Serge Aurier con un centro al área.

Dos minutos más tarde llegó el gol del desempate que le daría la victoria a Costa de Marfil, que inició perdiendo el encuentro frente a los samuráis azules, pero un disparo de cabeza de Gervinho desde el centro del área por el lado derecho de la portería y asistido de Serge Aurier con un centro al área.

Durante los siguientes 24 minutos Costa de Marfil tuvo que actuar de manera beligerante y defender sus dos goles y no permitir que Japón les empatara, asegurando de esa forma su victoria ante los nipones.

Con el silbatazo del arbitro central, Costa de Marfil tuvo oportunidad de 9 tiros a gol, 10 tiros desviados, 8 tiros de esquina, 13 faltas cometidas, 13 centros, 3 fuera de lugar y 60 por ciento de posesión del balón.

Japón tuvo 4 tiros a gol, tres tiros desviados, cinco tiros de esquina, doce faltas cometidas, nueve centros, un fuera de lugar y 40 por ciento de posesión de la esférica.