Los que no comen suficientes vegetales necesitan más queso para no engordar. Por su capacidad de controlar el apetito se lo acabo de recomendar a una paciente con ansiedad por dulces. Tuve que mostrarle que no engorda ni causa infartos, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Nutrition.

Un estudio publicado en el European Journal of Nutrition revela que comer queso adelgaza. Hasta hace poco ningún país de Latinoamérica tenía 15% de obesidad, pero en 1980 empezó la guerra contra las grasas saturadas causando que reemplacemos el queso del desayuno por cereales. El resultado es que actualmente todos nuestros países superan ese 15% de obesidad.

La grasa del queso protege al corazón y previene la diabetes porque está llena de vitamina K2 y butirato.

Aunque parezca increíble los vegetales son saludables porque provocan que las bacterias del intestino fabriquen mantequilla. Esas bacterias buenas del colon usan la fibra de los vegetales para fabricar butirato. (atención: el nombre butirato viene de la palabra butter, mantequilla en inglés).

El butirato ayuda a bajar de peso, disminuye los triglicéridos y mejora la resistencia a la insulina. El queso y la mantequilla son los alimentos con más butirato.

Además los quesos ayudan a que los vegetales sean más sabrosos. Pueden comer cualquier queso sin remordimiento (inclusive si eligen uno con mucha grasa) pero el mejor es el requesón o queso cottage.

¿Intolerante a la lactosa?

Algo que debes tomar en cuenta es que es muy frecuente que los quesos causen gases y dolor de estómago, porque a partir de los 20 años casi todos perdemos la enzima que digiere la lactosa.

Los síntomas de Intolerancia a la lactosa no aparecen inmediatamente, sino varias horas después (por eso es difícil el diagnóstico).

No sólo los lácteos contienen lactosa, también la leche es un sorpresivo ingrediente en el pan, las galletas, golosinas, chocolates, pasteles, cereales e inclusive en muchos medicamentos. Es obligatorio leer las etiquetas nutricionales en busca de la palabra leche.

La gran ayuda para solucionar los problemas estomacales antes señalados son los suplementos con lactasa, ya que en ellos es posible obtener la enzima para digerir la leche.

Pide en cualquier farmacia un suplemento con lactasa y toma 9.000 UI cada vez que comas un alimento con leche. Es probable que después puedas bajar la dosis, pero recuerda tomarlo junto con el alimento.