Syriza se convirtió en la segunda fuerza política del país, detrás de Nueva Democracia, gracias a los resultados obtenidos en las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo, en las cuales obtuvo 52 escaños, multiplicando considerablemente su presencia en el Parlamento.

El partido pertenece al grupo de Izquierda Europea del Parlamento Europeo y es socio de la española Izquierda Unida.

La organización rechaza el plan de rescate de la Unión Europea (UE) y los recortes económicos impuestos por el actual Gobierno. Ha planteado cancelar parcialmente la deuda y negociar un plan que priorice el desarrollo económico y la protección social.

La agencia EFE cita al diario Kathimerini, el cual reseña que Syriza deberá convencer a la Izquierda Democrática (19 escaños) y al Partido Comunista (26 diputados).

Izquierda Democrática crítica a la UE pero es partidaria de mantenerse en la Eurozona. En tanto, el Partido Comunista exige la salida de Grecia de la UE y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y rechaza pactar con otras fuerzas de izquierdas, a las que acusa de “no querer acabar con el capitalismo”.

El diario tampoco descarta un acuerdo de Syriza con los derechistas de Griegos Independientes, aunque ni siquiera esta combinación daría al Gobierno la mayoría absoluta en el Parlamento.

Syriza forma parte de un bloque anti-ajuste que tiene la mayoría aritmética en el Parlamento -151 escaños de los 300- frente a 149 que tiene en conjunto el PASOK y Nueva Democracia, partidos que aprobaron la austeridad impuesta por los acreedores del país.

Entre los 151 diputados figuran también 97 parlamentarios de izquierda o de extrema izquierda (Syriza, Partido Comunista, Izquierda Democrática) y 54 de extrema derecha nacionalista, incluyendo 21 del partido "Aurora Dorada" de carácter neo-nazi.

Syriza, Izquierda Democrática, los comunistas y Griegos Independientes rechazaron participar en un tripartito con los conservadores de Nueva Democracia y los socialdemócratas del Pasok.

La Constitución griega establece que en caso de que Syriza no logre formar el Gobierno en un plazo de tres días, el mandato pasará al Pasok (tercera fuerza política). Si se produce otro fracaso, se convocarán nuevas elecciones en un plazo no mayor de 30 días.