Una poderosa tormenta magnética debe azotar la Tierra este viernes día 13 de junio.

Según algunos astrónomos, el fenómeno es el resultado de la eyección de plasma en la superficie solar sucedida el pasado día 10 de junio.

Se prevé, no obstante, que la mayor parte de la corriente de plasma no impacte en nuestro planeta.

La NASA registró otra llamarada solar al día siguiente, que al igual que la previa, consideró de la clase X (la máxima).